Archivos del blog

Ven aquí; márchate.
Abre los ojos; ciérralos.
Di hola; di adiós.

A.S.



Sírveme algo de beber mientras el mundo se oxida como un mecanismo...
¿Veintiún gramos de alma, y cuánto de ella no son gases corrosivos? 
La mediocridad y la inutilidad son el punto de partida hacia la grandiosidad necesaria e inútil.

Diálogos con Prozac

-¿No sería más romántico hacerlo con un hombre vulgar y desechable una noche de cervezas baratas?

-No me gustan los hombres vulgares, ni las cervezas baratas. Para sufrir prefiero dormir en una cama de pinchos.

-¿Prefieres los hombres atrevidos y las cervezas caras para sufrir?

-Y quién dijo que eso me hace sufrir?

-¡No se puede amar sin una dosis de Prozac!
Habéis alimentado al tigre con despojos de conciencia, su ferocidad con salmos, su instinto con razones. Habéis apacentado una manada de leones como ganado. Mientras la fiera enjaulada y condescendiente afila sus garras en vuestro zoológico de civismo, todo regresará cuando el hambre.
Estoy más perdido que un marcapasos sin corazón...
Tú, que no eres nada, puedes ser un dios para un animal. Dios, que no es nada, puede ser una deidad para el hombre... Y ahora, si te apetece, podemos debatir y argumentar sobre la inconmensurable belleza de la nada.
¡Vísteme con los rencores de tu amor y déjame desnudo para la ausencia!

Cosas de Billy

Eres un decorador de la muerte, un asesino de interiores, despiadado y amable, que pinta con laca de bombillas las cajas de música y el cerebro de los gatos. No se puede dejar de ser condescendiente con tu poesía y apreciarla, ese es el tipo de brutalidad y arbitrariedad que aman las mujeres. Cuanto más grande es la locura, mayor es la cordialidad y la inocencia del afecto.
Siéntate sobre mis párpados y amenízame el odio.
Si en vez de hablar de letras habláramos de otras cosas, tus palabras serían una auténtica declaración de amor. Pero como tampoco podemos creer en los amantes ni en las tiernas intenciones de la luz, sólo podemos dejarnos llevar por la fresca codicia, hasta tal punto somos presuntuosos y arrogantes.
¿Cómo el blanco arroz puede producir una sobreabundancia de sake? La muerte es un delicado sol que se desangra sobre nieve y deambula sin rostro, un Picasso rojo sobre frágiles cristales de lluvia. Antes que se inventaran los aviones con turbina y los nidos de víbora, la flor del cerezo ya destilaba una belleza hipertensa.
Ábrete como una flor al recuerdo, suicida con tus pasos las horas, porque nadie merece un tiempo de olvido... Vuela como una polilla hacia la eternidad de la luz. Que no nos sirva la condescendencia de excusa ni la nocturnidad de consuelo.
El amor es una quietud de sábanas limpias y un demonio que dormita entre sus posesiones.
Dios ha criogenizado tus lágrimas para resucitar la hermosura, y el alma despertará de su sueño para nidificar en lo alto.
Le pusieron una pajaríta, un uniforme un poco ridículo con un pequeño y exiguo mandil ajustado que, a través de una ingente abertura posterior, marcaba la consistencia de sus glúteos. Sólo le faltaban unas orejas y un infantil rabo de conejo para caracterizarse del todo y homogeneizarse con su puesto de trabajo.
Desde la distancia, por la manera de tratar a la clientela, pude percibir a una persona seria, aparentemente formal y respetuosa, en resumidas cuentas: un auténtico padre de familia.
Juntas, bailando,
casi ebrias, Vida y Muerte
han sido vistas.


A.S



Como Verlaine y Rimbaud en sus mejores tiempos... 
“No podemos vivir eternamente rodeados de muertos y de muerte, y si todavía quedan prejuicios hay que destruirlos... No podemos encerrarnos cobardemente en un texto, un libro, una revista de los que ya nunca más saldremos, sino al contrario, salir fuera para sacudir, para atacar... ¿Si no, para qué sirve?



Antonin Artaud




 Es aun peor, nos encerramos para perpetuar la ignominia, 
para ser condecorados por las inacciones e incitaciones a la nada 
que nunca escribirán lo posible.
El mundo ha cambiado tanto que ahora tenemos que redimirnos por los pecados no cometidos y los excesos no contemplados... ¿Le impones a Ícaro unas alas de halcón y una ciudad tras el sol? Ningún ave, por más que quiera, posee el delicado equilibrio de la luz.
Hoy todo me habla y el fractal tiene algo que decirme, algo que se extiende más allá de la réplica...
Soy una mentira, y en el peor de los casos una mentira sin subterfugio.
Casi diría que el vicio está en la justa medida y la virtud en desequilibrar la balanza... Hay algunos que prefieren un masaje en la espalda y un cachete en la conciencia, pues se sienten complacidos por alguna fanfarria de balneario. ¿De qué sirve una poesía que no mancha, que no hiede, que no solivianta y remueve las tripas?, ¿una poesía que no puedes utilizar como un enema?
Cuando el león ruge en la sabana, las estrellas acompañan el rugido (por eso, a veces, tiemblan y centellean en la noche).
¿Qué es mejor, aplaudir los pétalos de la amapola o dejarse llevar por la ensoñación y el éxtasis de la adormidera?
María, no sé cómo explicarte la primitiva brutalidad, la barbaridad y la magnificencia de algunas mentes poéticas. Pero lo que está claro es que se distingue muy bien de todo aquello que es enfermizo, timorato y vulgar.

Canción infantil

A mi Barbie, Barbie puta, le duele la cabeza, el médico le ha dado una pollita gruesa. Mi Barbie está enferma, mi barbie está enferma, el médico le ha recetado un jarro de esperma. 
A mi Barbie, Barbie puta, le duele la garganta, el médico le aconseja una mamadita con bufanda. A mi Barbie le duele el corazón, el médico le ha dicho que nada de condón. 
A mi Barbie,  Barbie puta, le duelen las rodillas (por el culo siempre se la ahíncas). 

(Chorus)

Mi puta Barbie me enferma, mi puta Barbie me enferma...

Cosas de Billy

¡Soy incapaz de no apreciar a quien mete los dedos en la tarta! Vamos a ver..., chuparla en el altar es una declaración de amor; el resto de la celebración, una hipocresía de comprometidos.
Lola, ¿nunca te has comido una dona?, pues piensa en la felicidad de los testículos.
Ya empieza a hablar un lenguaje interesante y familiar (se nota que la has aleccionado consecuentemente), sabe de destructores y de u-boats, sabe para qué sirve un submarino nuclear en la basílica del mar.
¡Qué frase más romántica!: ¿Por qué no me llevas al cuarto de los trastos y me la metes por el trasero...? Y lo que le sigue es todavía más erótico y sensual, pura poesía animal. ¡Ohhh! Señorita Escarlata, deje que le ate la bata...
Billy, aplaudo tu digno final, nada hay como dar de comer al hambriento, nada como esas criaturas famélicas que buscan entre la basura los desperdicios de la noche.
¿Por qué no hacerlo todo por la mala educación, a ver quién aguanta más sin fulminarse -la timidez demostrando arrojo- para apreciar qué párpado se sobrecoge con la bajada de pantalones y qué cremallera es incapaz de cerrarse?

Cosas de Billy

¿Es cierto que las extraterrestres se depilan el monte de Venus con una uve de "Visitante", o, "Verónica", por necesidad?
Lo mejor de los días sin clase era no tener que ir a clase. Creo que lo aprendimos todo en la calle, con soltura: ¡enséñale a mi cintura a manejar tu coeficiente intelectual!
Correrse en unas tetas de papel siempre fue menos complicado que llegar a la ciencia de los pechos pasando por el purgatorio del amor.
Una vez se me rompió el pantalón y me tocó ir al encerado, aguardé en el baño a que me lo cosieran, la inconsistente vergüenza no podía ocultar su tardanza.
Si pretendes ser mi novia, quiero que seas maleducada, simple y ofensiva como una chincheta en el trasero de una monja, o inútil como una escoba que no barre: de las chicas me gusta probar su afila-lápiz y su borra-todo.

SALUTATION

Diálogos con Prozac


- Ya me dirás cómo te ha ido por el camino de las salutaciones...

- Te diré, que todo el mundo me ha contestado, eso sí, algunos con cara rara, habrán pensado...una zumbada. Y otros seguro se han ido pensando, ufff de qué la conozco, no recuerdo :)
Eso sí como mañana me cruce con alguno y me salude le preguntaré; y tú quién eres? 

- ¿Y si te toman el saludo por el todo con la misma consideración? 

- Un día guapo una hermosa te saluda... no pienses y disfruta del saludo.

- Prefiero gozar de las formas del gesto cuando lentamente se aleje la cortesía.

- Eso ya, a gusto del consumidor ;)
El caso es que la palabra clave es, disfrutas.

- ¿En ese caso, la dispensadora del encomio no se siente también congraciada? ¿O es que se puede ir por ahí deseando cosas buenas sin volver el rostro a las bondades?

- Pues claro que sí, la dispensadora se siente congraciada ya con el mero hecho de congraciar a otros. No se le pueden buscar 6 patas al gato...no siempre. A veces las cosas son más fáciles y sencillas. 

- Nadie puede culparnos de que con la apariencia de la sencillez, incluso la fragilidad, elevemos las alas a lo inaudito.

Introspección de anisakis en el alma de la pescadilla

Considerándolo un juego de tahúres, escribir a través de las personas está peor valorado que escribir para ellas: esa utilización espuria para quedar bien con uno mismo. Te utilizo para el poema como se le ofrece un pez a las gaviotas, un ánima a los muertos o una desconsideración a los vivos. Sé que es mejor devolver al mar lo que es del mar, lo que hemos tomado prestado de un vientre de olas y arena; pero este viejo hipócrita está tan impaciente de las trampas y los versos que es incapaz de desprenderse de la codicia de sus mundos. Ese capullo descreído ya ha hecho la faena a tus expensas, se ha calentado el prepucio a base de babas líricas y saciado con tu rostro. ¡Qué bajo han caído los aedos que debemos desconfiar de la gratitud y el encomio tanto como de la cualidad de un sentimiento!
Lo más agradable es dejarse ensuciar y persuadir por el poema, y me complace que tú tengas ese desapego tan molesto por el aseo. Busca algo digno entre las manchas de tu escritura y dame unas letras de descuidada y escurridiza inmundicia que se puedan preservar de la higiene.

LE BATEAU

Diálogos con Prozac


- Un día guapo una hermosa me saluda, parece que el amor quiere burlarse de mi suerte.

- Qué decirte que no te haya dicho ya al respecto. Ah, si!! Hola, Raúl. Buenos días.

- Aún estamos escribiendo los buenos días y no sabemos cómo acabará la jornada (puede que hasta de una forma inteligente).

- Mientras no acabe enfadada...

- Ya empiezas a ser inteligente desconsiderando los gestos de la cordialidad.

- Partimos de premisas distintas... para mi ser cordial es muchísimo más inteligente que no serlo.

- Las premisas son un engaño de la razón, entre palabras perspicaces lo más importante es que prevalezcan los instintos y que el corazón argumente sus mentiras. 
Considerando que nos estamos saludando, aún desconozco tu nombre!!!

- Vale, acepto barco.
Mi instinto es ser cordial, que al final es lo que debe prevalecer.


- Otra vez perdidos y sin puerto conocido... ¿Qué se necesita para prevalecer en tu cordialidad?

- Dar sin esperar.

- ¿Eso no es lo mismo que pretender sin otorgar?

- No, es justo lo contrario.

- Puestos a dar, ¿cuál es la dádiva aceptable?

- Cualquier dádiva es siempre bien recibida...
Un saludo, una palabra amable, una sonrisa...


- Gestos de civismo y altruismo que acaban en el beneficio de la duda o en una inconsistencia sin recompensa. ¿Qué hay de los que necesitamos ser retribuidos por un sol cerca de las sábanas, el usufructo de los ojos y el calambre de lo inaceptable?

- Dar sin esperar... aún a riesgo de no recibir.

- ¿Y no es lo mismo que entregarse sin dilación? Dime, ¿qué me puedes dar que a riesgo de no ser recibido me haga aguardar? A veces se pierden las cartas y sólo podemos echarle la culpa al cartero, pero otras veces perdemos las direcciones esperando las respuestas.

- La pregunta era: ¿Qué se necesita para prevalecer en tu cordialidad?
Es decir, lo que doy, cordialidad, para mantenerse en ella...


- Estoy en riesgo de enfadarte y todavía no me has abofeteado con tu afabilidad, ¿qué se necesita para una zancadilla de afecto?

- Jajajajaj. Tranquilo, no me vas a enfadar... si eso te parece poca cordialidad.
 
La verdad descansa en aquellos lugares que no nos son conocidos, como un niño entre dos tumbas.
¿Por qué el poeta está condenado a ser publicador y vendedor..., en una palabra: empresario del verso, con un producto de tan exigua rentabilidad. ¿No es más sencillo decir: lo podéis tener por nada y al no siempre reconocido y módico precio de la gratuidad?

Esta es la poesía que me va: una poesía detrás de la poesía, o, ¿una poesía por detrás?
Hay personas que escriben y hay otro tipo de escritura que es inútil transcribir en los versos. 
Dicen que los enterradores no tienen alma, pero hay versos que te follan, te embalsaman y resucitan a los muertos.
Me siento vacío,  como una casa de putas sin clientela, como un vals sin bailar, como una novia sin estrenar, como un cielo sin estrellas...
Mejor que la resaca nos coja mal acompañados y la ebriedad mal confesados. Sólo a esa insensatez que acaricia las ganas, esa demencia de vivir, le es innata la terquedad.
El más elevado de los sentimientos no necesita respuestas, ni llega a través de respuestas... Puede que, del mismo modo, tampoco necesitemos cuestionar la más excelsa de las razones.
Nos hicieron con la ingente necesidad que se transforma en mercancía. ¿Por qué al por mayor? Por la facilidad y la comodidad de los botines, y porque en nuestro corazón, rojo furcia, hay un lugar para los desperdicios, la caducidad y la especulación.
Tal vez el planteamiento no sea el correcto: ¿a pesar de qué fuimos creados?
¿Si no existe ninguna finalidad en esta obra, estamos condenados a dotar a la nada con la carga de nuestra existencia?
Yo viví una historia que fue historia y ahora también me dedico a recrear fantasmas. Tal vez haya vencido ese horizonte que clama por la muerte... Yo deseaba a la típica hippie, amante de los perros, no por mi consideración hacia los animales, sino porque en ningún otro regazo se acunan mejor los sueños.
Hay canciones que sólo sirven a las piedras, pero hasta las piedras pueden doler de impotencia.
Muere Leonard, ese judío que ungió la poesía y cantó la redención de las naranjas.
Puede que sólo a través de la paz encontremos el camino a una pasión desapasionada.
Deseas mantener impolutas tus posesiones y al mismo tiempo infringir las reglas que te atan a tu posesión. Nada es poseído. Lo que no quieras para ti, no lo quieras para los demás. ¿Si le damos la vuelta a un calcetín seguirá siendo un calcetín, o es diferente según qué persona o pie lo calce? ¿Se puede ser liberal y al mismo tiempo conservador? ¿Se puede guardar con candado el afecto para evitar que entre moho y polilla en el guardarropas? ¿Ya que has puesto a su servicio tu felicidad y tu vida se te debe la fidelidad? ¿No es un poco egoísta consensuar los términos cuando queremos ser tratados con distinto proceder? 
He resuelto delante de tu reprobación, la necesidad de una muerte sin conclusión, inmediatez para un dividendo de continuidad. Aquello que no permite por más la resistencia no se resiste. ¿Qué espíritu sin forma eyacula en tu interior, lo invisible articulándose desde el tendón, la urgencia de la vida por regresar a la carne?
He pintado con lápiz de ojos un puente hacia tus labios.
Hazme reír con tu ciencia, experimentémonos, dejemos los exámenes para aquellos que necesiten aprobar, nosotros sólo queremos trascender.
En el baúl de mi bragueta hay una vendedora de anteojos y un cajón de dioptrías para los recuerdos.
¡Dame la oportunidad de ser un bohemio mientras descorcho una botella vacía!
El cielo debe descansar en los posos del café, en la quietud de los trazos, en la tarde del vicio y el libidinoso licor que mancha los labios. 
El infierno es todo aquello que dejamos para mañana, todo aquello que se afana en expiar una culpa.
A ninguna mujer le agrada pisar una mierda, perfumar con anécdotas una habitación o invitarme a limpiar sus tacones.
¡Dejad que siga siendo un don nadie sin peluquero conocido!
- No deberíamos dejar un lugar para el mañana, ni imaginar un futuro resguardados de la intemperie.

- "El hoy es lo único que me pertenece, ya ni el pasado es mio".

- Y aún así guardamos nuestras pertenencias del expolio, de la usura de los ladrones, cuando apreciar el hurto y dejarnos robar por la malversación del deseo es el amado lucro al que obedecen nuestros sentidos.

Versos grouchianos

Vivo era un difunto mediocre, muerto es un cadáver excepcional.
Desde que los cangrejos andan para atrás y el corazón es una caja de música, todos deseamos asesinar comadrejas.
La luna no sólo cabe en el cajón de las bragas sino que es preciso que las bragas no encuentren nunca una salida de emergencia. Meter una moneda en la ranura de una mujer es poner en marcha el jukebox.
¿Qué se siente al saber que fuiste engañado por una anátida en el hueco de su entrepierna? Fue el único amante, palmípedo y discreto que penetró en su virtud.
Sabías que era corto el tiempo y no hiciste nada para apreciar el instante, las tumbas están llenas de muertos conmemorativos.
El sofá es peor que esos fiordos escandinavos, un Ángel glaciar, un alicatador violándote las uñas de los pies y propasando el cuero de los zapatos.
El perro firmaba su arte con una meada (si el realismo se convirtió en abstracción, sin duda se lo debemos a la verga de un chucho).
Tenues alaridos entre tus cachas y el reclinar del sol. El deseo es como Taylor May en una creampie gangbang.