Archivos del blog

En mi mente recreo historias inexistentes, a la deriva de los sueños... A ninguna mujer le agrada pisar una mierda, perfumar con anécdotas una habitación o invitarme a limpiar sus tacones.

9 comentarios:

  1. Cuando te leo cosas de estas en las que parece te autofustigas ( de esas forma que parece teencanta y solo tú sabes por qué) a mi me entran ganas de escribirte peeeeeroooooo... a ver ¿ de verdad de verdad una mente taan brillante como la tuya no puede hacer el favor de mimarse un poco y recrear historias en las que los tacones eleven a piernas kilométricas que se te enrosquen a la cintura y estos que se hunden en ....

    Soy muuuy pesada, así que una de dos, o te resignas y dejas de maltartarte o me vas a odiar por pelma ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo unos tacones lejanos como los tuyos podrían sacarle brillo a mi desgastado cerebro (cagadita de bulldog incluida). Me gusta tu franqueza... ¿No será un cuento eso de las piernas kilométricas que se enroscan a una cintura?, seguro que al despertar nos está engullendo una constrictor.

      Eliminar
  2. olvidé un NO ...
    lo colocas por favor después de
    .. y NO estos que se hunde en...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué siempre hablamos de hundimiento cuando deberíamos decir inmersión?

      Eliminar
  3. Si una mujer no es capaz de limpiarse solita la mierda de sus tacones no es merecedora de que tú se los limpies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Si una mujer no es capaz de satisfacerse solita no es merecedora de que un hombre la satisfaga?

      Eliminar
    2. Vale, me has convencido. Aunque si se sabe satisfacerse solita, sabrá disfrutar más con quien intente satisfacerla.

      Eliminar
    3. Ahí estamos de acuerdo, siempre es importante saber limpiarse los tacones.

      Eliminar