Archivos del blog

Año cero..., después de la muerte de Leonard, ese judío que crucificó la poesía y cantó la redención de las naranjas.

10 comentarios:

  1. Cohen me encanta, te lo había dicho?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi nunca me gustó demasiado la música, no como para ser un entusiasta de nadie, pero mi primer disco fue de Cohen, creo que más que su estilo o sus melodías me engancharon antes sus letras.
      Ya ves, algo que tenemos en común!!!

      Eliminar
    2. Algo en común... no todo podía ser descomún.

      Eliminar
    3. Nena! Tendrías que haber dicho que no todo es Descomunal!

      Eliminar
    4. Nene! Jamás podría decir eso porque nada es descomunal

      Eliminar
    5. Quedé sin cobertura en el bar y no te pude contestar antes. Acabo de apartar una mosca descomunal del café, y, algunos ocasos, objetivamente, no se pueden contemplar de otra manera: la magnificencia existe

      Eliminar
    6. Sería quizá un moscón?
      Sí, la magnificencia debe existir, eso dicen al menos. Vale, sí, existe.

      Eliminar
    7. También puede existir detrás de una luna... Si estás apagada por este moscón, anímate, hay que apartar el bicho y entregarse al trago!

      Eliminar
    8. Con lo del trago ya me convenciste ;)

      Eliminar