Archivos del blog

Yo viví una historia que fue historia y ahora también me dedico a recrear fantasmas. Tal vez haya vencido ese horizonte que clama por la muerte... Yo deseaba a la típica hippie, amante de los perros, no por mi consideración hacia los animales, sino porque en ningún otro regazo se acunan mejor los sueños.

4 comentarios:

  1. Cada gran amor merece eso y más... sólo que habría que distinguir si es "amor" u otra cosa que muchas veces confunden con él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Más bien la somnolencia de un animal narcotizado!

      Eliminar
  2. Un gran amor se merece todo, antes, durante y después.

    ResponderEliminar