Archivos del blog

Si en vez de hablar de letras habláramos de otras cosas, tus palabras serían una auténtica declaración de amor. Pero como tampoco podemos creer en los amantes ni en las tiernas intenciones de la luz, sólo podemos dejarnos llevar por la fresca codicia, hasta tal punto somos presuntuosos y arrogantes.

5 comentarios:

  1. Toda realidad tiene dos maneras de verse: dejarnos llevar es la manera más sencilla de afrontar sus cuentas

    ResponderEliminar