Archivos del blog

Cosas de Billy

Eres un decorador de la muerte, un asesino de interiores, despiadado y amable, que pinta con laca de bombillas las cajas de música y el cerebro de los gatos. No se puede dejar de ser condescendiente con tu poesía y apreciarla, ese es el tipo de brutalidad y arbitrariedad que aman las mujeres. Cuanto más grande es la locura, mayor es la cordialidad y la inocencia del afecto.

9 comentarios:

  1. Supongo que esas serán las mujeres que han amado a Billy...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es imposible amar a Billy y no estar de acuerdo con sus crímenes.

      Eliminar
    2. No conozco a Billy...así que será como tú dices.

      Eliminar
  2. jaja seguramente pocas veces le han escrito a alguien un halago tan encantadamente precioso como esto que les has escrito a BILLY, llamándole asesino jajaja y sí RAUL, eres extremadamente listo tú... este tipo de brutalidades/barbaridades que no lo son o sí ( porque lo de decorar con los sesos y la sangre de un gato jaja se las trae jaja solo se le ocurre a él ... jaja .. a ti se te podría ocurrir ...qué se yo...decorar paredes con compresas y papel higiénico jaja) son las que nos hacen sonreír con cariño en lugar de ponerlos los pelos como escarpias ... es como ajustar la dosis de anestésico, si te pasa matas, si aplicas la dosis justa duermes plácidamente a tu paciente ... inglesa jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay mucha diferencia: él se dedica al estilismo de las habitaciones y yo al de los baños. Creo, francamente, que es bueno excederse en los encantos del feng shui y mezclar sesos con E. coli.

      Eliminar
    2. jaja ya puedes culturizarme e instruirme en eso del feng shui porque si me sacas de sushi, los jardines zen y ya esforzándome mucho la postura de la garza en tai chi ni mezclando sesos con coliflores te entiendo ;)

      Eliminar
    3. Perdonad que me meta, pero sexo con coliflor? que asco, no?

      La simple visión me ha dejado estomacada.

      Eliminar
    4. Acepto la repulsión en el sentido más depurativo.

      Eliminar