Archivos del blog

Pero, ¿por qué no hacer locuras y podar los sauces por los ojos y las nalgas? Mejor que la resaca nos coja mal acompañados y la ebriedad mal confesados. Sólo a esa insensatez que acaricia las ganas, esa demencia de vivir, le es innata la terquedad.

1 comentario: