Archivos del blog

Estoy más perdido que un marcapasos sin corazón...

2 comentarios:

  1. Pues sí que suena paradójico, o tal vez no.

    Quizá la certeza de lo que careces te hace ir a la deriva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La deriva tal vez se corresponda con la certeza de la abundancia en un pleistoceno de extinciones.

      Eliminar