Archivos del blog

Señora, ¿cómo describirlo sin ofenderla? Es usted... ¡Oh diosa!
Hay que convivir con el poema hasta el estupro y el estupor...
La realidad es la inanición del poeta, encontrar un pecho y mamar de él, su fortuna. ¡Querida, aguarda por mí con un sacaleches!
Ningún demonio desea ser domesticado por un cielo.
Cuando salen los poetas a tomar unas copas siempre paga el insolvente. El insolvente es la putilla de turno que nunca se beneficia de su clientela, tiene que soportar todas las mamadas y tragarse el ingente semen de literatura anticonceptiva.
Debes cagar todo alimento, debes defecar toda lectura...
-La poesía es un camino, nunca una meta...
-¿Así que un animal irreal con aspecto de liebre, patas y caparazón de tortuga, ha decidido pararse y correr al mismo tiempo dando zancadas hacia adelante y hacia atrás, estirando el cuello sin ninguna finalidad o fortuna con tal de imponerse la medalla de estar en cualquier parte?
-Veo que conoces bien a los poetas (así es el arte)... Todos esos seres dejan un rastro de intención y de intuición imposible de descifrar.