Archivos del blog

Nos crearon los ahogados. Huracanes asistieron al dolor y al parto de las olas.
Gritaron su fatiga los ojos que ven unas guadañas por fulgor del sol contra el metal, aquella devastación tremebunda e innombrable del amor que es para los que no son.

Niñas de cuatro años en una piscina

(Una más competitiva que la otra)
¿Jugamos a llegar al otro lado y ganar?
Gané, gané,  gané...
(Entre la dulzura que sólo puede otorgar la inocencia):
¡Creo que eres una perdedora!
En aquellos precisos momentos no sabía si ella era su hija y él su padre,  hasta que en el restaurante, él, inequívocamente, allegó su tenedor con una enorme patata asada hacia su boca,  entonces quedó totalmente claro que no era su dentista.
Los pobres no se dedican a pagar vientres: los joden y se joden con ellos. Los políticos merecen a todos los que se dejan joder con su polla de alquiler: nos joden y nos jodemos con ellos (la carencia no es sin razón).
Antes que mi pájaro aterrice en tu cielo quiero amarte avec plaisir. Más tarde, mi crueldad, como un coucou malade, vaciará nuestro nido de polluelos.
Después de un polvo, lo más terrible es quedar como el defensor de Lannister el enano, aplastado por un coño polivalente.

Versos grouchianos

Niña de un solo pezón, es usted demasiado temperamental para ser ornamental y huele deliciosamente a cabra, ¿no será hermana de Heidi por casualidad? Sepa que yo también adoro las montañas, a los viejos y a los imposibilitados (aunque sea un engaño); las pajas, el heno; las fuentes, las aves, los riachuelos, los altos cipreses (más que los rascacielos); perros de nieve con cerveza o licor y puritanas niñeras cerca de los acantilados (¿dónde morir mejor que en el seno de una mosca cursi y zumbadora?); Alemania bajo el bombardeo de los aliados y el ejército rojo violando a sus feminazis.