Ir al contenido principal

Entradas

Versos grouchianos

El ganso de los huevos de oro me hizo prometer que nunca fertilizaría un embrión.
Entradas recientes

Diálogos con Aitor

-Como un fluido por doquier derramado, el señor Tiempo.
-¿El señor tiempo pierde aceite? 
-Y sobre todo pierde líquido de frenos. Por eso al Tiempo no hay quien lo pare, ni quien lo ralentice.
-¿Para qué se quiere un coche parado cuando nos podemos estrellar contra el destino?

Poetílicos

Suele ocurrir que demasiada hembra mata a los peces, no se puede vivir en una copa de vino con heces y comida todo el día... Escribes con alevosía y eso tiene su reflejo en el mercado. No hay nadie cuando estamos rodeados de gente y nos observa la multitud. La escasez de Dios hace que el creyente se detenga a pensar, si acaso la oración ha sido inadecuada o ha alterado los nombres de la supremacía. El ser no resulta de una ecuación perfecta. Mil perdones por no vomitar el desayuno, la ingesta de un ángel desnudo. ¿La perra de los colchones ya no sabe ladrar?