Archivos del blog

Siéntate sobre mis párpados y amenízame el odio.

6 comentarios:

  1. Y si se empeña hasta podría hacerlo desaparecer del todo... o convertirlo en otra cosa.

    ResponderEliminar
  2. Pero ten cuidado con la pelusilla que resbala. El odio es una parte fundamental de mí, no puedes arrancármelo, tu testimonio me basta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡El deleite de un buen trasero acomodado perseverando en la poesía!

      Eliminar
  3. Si no fuera porque todos los traseros están acomodados y perseveran en la poesía al mismo tiempo. Yo necesito algo que no me hable de tiempo ni de malas posturas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí concordaremos siempre: la poesía es una mala postura.

      Eliminar