Archivos del blog

Casi diría que el vicio está en la justa medida y la virtud en desequilibrar la balanza... Hay algunos que prefieren un masaje en la espalda y un cachete en la conciencia, pues se sienten complacidos por alguna fanfarria de balneario. ¿De qué sirve una poesía que no mancha, que no hiede, que no solivianta y remueve las tripas?, ¿una poesía que no puedes utilizar como un enema?
Cuando el león ruge en la sabana, las estrellas acompañan el rugido (por eso, a veces, tiemblan y centellean en la noche).
¿Qué es mejor, aplaudir los pétalos de la amapola o dejarse llevar por la ensoñación y el éxtasis de la adormidera?
María, no sé cómo explicarte la primitiva brutalidad, la barbaridad y la magnificencia de algunas mentes poéticas. Pero lo que está claro es que se distingue muy bien de todo aquello que es enfermizo, timorato y vulgar.

4 comentarios:

  1. No sé RAUL, te juro q a veces creo q se confundieron de época al dejarme caer en esta, soy todo un cúmulo de despropósito, mente infantil para unas cosas, decimonónica para otras, lloro con los anuncios o si piso una hormiga, le arrancaría de cuajo y sin compasión la cabeza a cualquiera que le hiciera daño a un niño y no... es verdad, tienes razón q no consigo disfrutar con la barbarie de ningún tipo, ni poética, ni mucho menos real.. si hiere .. hiere y a mi me hiere lo que a la mayoría ni le roza ¿ cómo voy a patear el culo a aun león? si un grillo de un zarpazo me desgracia... prefiero mil veces los rugidos de los leones bajo las estrellas de la sabana a ninguna adormidera o amapola...sin duda, deben sonar ... no sé... al Tannhäuser de Wagner... hasta ahí prefiero siempre lo bestia...como mucho mucho llego a la barbarie d Springsteen, Muse o ACDC pero de ahí no paso...
    Me es imposible ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo de una sensibilidad así puede surgir algo atroz. Tenemos que dejar que hablen nuestros demonios hasta que se conviertan en ángeles. No eres un despropósito, ni diferente a nadie, ni hay ninguna confusión de lugar (ocupamos el sitio que nos pertenece). Tal vez no consigo que me entiendas y todo es más sencillo de lo que aparenta. ¡El Tannhäuser de Wagner es bestial! Es la apreciación lo que quiero considerar básicamente, la diferencia fundamental que puede radicar entre una lírica sensiblera y un poema con espíritu, entre una obra de arte y una obra menor. El concepto de barbaridad representa el culmen, y aquí, cuanto más primitivos más especiales; pero primitivo no tiene por qué significar elemental o primario sino que puede ser considerado incluso como un refinamiento.
      Me parece que estoy liando la madeja...
      Me gustaron muchas partes de tu comentario, pero sobre todo esa que dice:"y a mi me hiere lo que a la mayoría ni le roza". Sin duda ese es el tipo de poesía que te destroza por dentro.

      Eliminar
    2. Piensa también que esto que te he dicho puede ser una somera estupidez y toda esa emotividad susceptible que parece contrariarte, estoy seguro, se arregla con un buen polvo. ¿A quién no le apetece esa bestialidad? En ese caso debemos procurar otro tipo de poesía...

      Eliminar
    3. ¡Esto último te lo escribí con la obertura de Parsifal, así que es mejor que culpes a la música clásica y disculpes al ingenuo escritor en sus palabras!

      Eliminar