Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2016
Nada en el exoesqueleto de la tarde, excepto el infinito Ultraje del sol. Me gustan las mujeres que no esperan nada de un hombre porque la nada siempre es una expectativa razonable. No creo en la belleza, sólo en la vileza de lo bello. Es la hora del trabajo, la purga, la negación, no se puede cavar con un kilómetro de mierda en el duodeno.

Proyecto Eva. Cosas de Billy

La verdad es que las escogemos tan locas como hojas de arce en medio de la ventisca. Con las bragas  tan bajas que se puede divisar, entre los grandes lagos, la carne de un mejillón tigre. Preparadas para la numerología y la especulación de los nombres, se me pone el disco duro tan tieso como una polla de sabueso. Natalia con aroma a naftalina, a goma de borrar "Milan nata", para el primer día de clase y el primer polvo en las aulas. Ya estamos en otoño y las letras son como el dulce estiércol de una granja ucraniana (dicen que no hay que abrir las ventanas). Los gorriones defecan en el café cuando se han acabado las migas y uno remueve el credo sin pensar en las consecuencias. ¡Enamorarnos no nos salva del amor!

La fuerza de un "no".

Una negación puede ser una afirmación tajante y desmentir nuestro propósito. Por ejemplo, de esto sabía mucho Sade, a fuerza de querer lo legítimo y rechazar lo impropio, mal adoctrinados por nuestros progenitores y a sabiendas del vicio que nos aguarda, tendemos a oponernos y rebatir para intentar salvaguardar lo insoslayable de una conducta. 
-¿Desea que le haga el amor correctamente, básicamente, con la doctrina y los principios cristianos del pundonor? 
Ella, desprotegida de la trampa y las razones de su amante, rehúsa su degradada voluntad con la rotundidad de una impugnación:
-¡No! ¿Por quién me tomáis?

¡Realmente, sabemos que el amor es más sugerente y complaciente con las vulneraciones que con la compostura!
Se busca político con certificado de discapacidad o incapacidad permanente. Trabajo fijo con incentivos y comisiones. Jornada indiferente.  Tareas a resolver: mantenimiento propio del cargo.

Proyecto Eva. Cosas de Billy

¡A Eva le gusta jugar con la ingenuidad! ¡Una hembra de gendarmería!  Quiero saber cuál es el precio de unas tetas si te aguardan un par de recortadas con pezones. El diálogo se va pervirtiendo: él está nervioso de cojones porque ella está estreñida y casi se le salen los ojos de las órbitas al cagar. Un animal de la secreta no puede hacerlo con un poeta de las estrellas a menos que éste le sirva de guijarro para un tirachinas.
La escrutación de la hondura nos transforma en miopes. La génesis del capital y la producción: si le damos al hombre un territorio de caza puede que se sienta primitivo y libre en un mundo materialista y mercantilista, puesto que a las mujeres hay que cederles y someterlas a un espacio de recolección. Somos animales adulterados por la facilidad y la comodidad.
¡Al final de todo este descenso a los infiernos nos aguarda una vagina de peluche y un dios falo con pompones! ¿Por qué no creer en los milagros, en los camiones de mudanza y en los besos de calcetín? Los átomos que se conocen tienen un propósito para converger.
¿Los mal afeitados carecen de un club alternativo? Discrepo del "público" en lo que concierne a la poesía, tal vez lo impúdico, un lugar impropio y desacostumbrado para poetas impúberes.
Son huracán mientras sus piernas les permitan arrasarlo todo, después serán borrasca y tendrán las isobaras tan desgastadas como sus medias. Por último se convertirán en una simple brisa de poniente. Pero tienes razón, no es culpa de ellas, dicen que la barbaridad de los soles produce esa fluctuación.
¡Cómo se sufre la belleza que apenas se detiene en nuestros ojos! Siempre es lo que nos deja, lo inalcanzable, cuando la ausencia cobra el verdadero significado de su nombre.
Hay hombres que huyen de sus conquistas logradas hacia las hermosas tierras del azar y el infortunio, buscando quizás otras heridas de pasión recobrada. Nunca mostremos todas las cartas ni adulemos en demasía el corazón de nuestra suerte.
Me agrada esa necesidad de ser en el otro y que éste sea en nosotros, pero no hasta la indefensión, no con el influjo de los cuerpos atrapados en las mareas, sino con la libre circunstancia, la libre elección del abrazo predispuesto a dejarnos.
Ayer me encontré con la chica dos perros y fue la primera vez que nos saludamos. Hasta ahora todo es perfecto, no hay una evidente atracción física ni ningún tipo de estúpido enamoramiento a la carta (lo más loable de las relaciones es naufragar, o empezar desde el naufragio, sin temer las consecuencias del desastre). Ayer iba de pesca y no pude pescarla, únicamente me detuve en el asesinato de los peces y no en el crimen de los ojos. Quiero saber si tiene un alma agradable y una conversación punible. No creo que una mujer con un bañador de los 40 y unas gafas de inmersión me pueda dejar indiferente. Algo inventaré mientras le doy patadas a los chuchos y me hago con las pulgas de su escote.

Proyecto Eva. Cosas de Billy

¿Qué ocurre cuando el macho se comporta como una hembra histérica y ésta impone la pausa de la lluvia? Esto es lo mismo que si una calentorra te pide que la folles con los pantalones puestos y te orilla siempre a la puerta de la alcoba, con el orgasmo y la humedad en los calzoncillos, para contemplar una puesta de sol que nunca llega. Creo que es mala a conciencia, como un lavado de oídos que te deja en la pileta del cerebro los pelos del desagüe. Un hombre, si no sirve de desatascador no tiene ninguna función sentimental.
Puede ser que el abandono y la inercia puedan más que el empeño y la posibilidad. Nada es sin renuncia. Es fácil tener mil vidas, elegir una sola y equivocarse de elección. Para ser un don nadie, aquí y ahora, tarde o temprano alguien o algo renunciará a nosotros.
¡Follar es desprenderse de los falsos prejuicios e, incluso, humillar en su justa medida el ego de los convencionalismos! Amar es regresar al sexo del engaño sin mayores consecuencias. Así que si digo amor, si miento, es que tengo el alma como un cadáver de león pisoteado por las hienas.

Proyecto Eva. Cosas de Billy

-Un recibo que no encuentra a su destinatario siempre es un pequeño acierto.
-¿Eres mi Eva? Nunca pagaremos las facturas y tendremos hijos sin zapatos.
-Te va a doler, te va a doler mucho, al darte cuenta que la primera mujer no se rasuraba y tenía pelos en el escote.
-Quieres meterle la sardinilla a la pescadera y sabes que te va a despellejar vivo como a un besugo, aunque nunca más tendrás que comprar cebo para la caña.
-¡Qué suerte tienes! Ni Antonio me mira bonito, ni las cajeras se paran en mis agallas... Los perros mean en mis sandalias.
-¿El tío que inventó el abrelatas, no inventó también el folla-fácil?
Si tratas así a tu musa/ por muy cierto que sea/ te veo con cara de lechuga fea.
J. Alcalá 

Por supuesto, mi musa tiene que amar la lechuga fea y ser coqueta con la crueldad. Si no me sirve para una ensalada, si no me sirve la ensalada, tendré que echar vinagre sobre su rostro. ¡Macérate, repollo mío, y ven a mi plato como un cogollo tierno, libre de ostentación y falsa modestia!
Creía que todo estaba escrito en las lineas de la mano, en el vuelo de los pájaros, en las cagadas de los gorriones..., y se puso a escudriñar con detenimiento los supuestos que el hado le deparaba.  Pasando por la sección capilar y cosmética de un supermercado intuyó su suerte: Cabello normal o dañado, Cabello rebelde o sin brillo, Cabello estropeado y sin vitalidad; Cabello graso y fino en las puntas, Cabello seco y quebradizo...  El destino le había jugado una mala pasada; a él, que no necesitaba champú y era generosamente alopécico.
Decía el gran maquiavélico del pensamiento, Emil Cioran, que «toda lucidez es producto de una carencia». Sí, la del vacío de la inocencia.

Francisco Ortega


Nunca mejor dicho, por lo tanto toda locura es producto de nuestra sobreabundancia.
En el malecón hay pescadores. Yo intento atrapar palabras. Con el reclamo adecuado tal vez puedan llenar el cesto, con mis artes sólo me aproximaré a alguna verdad. No pescan nada. Tampoco me convencen mis capturas. Te cambio una idea por algo vivo, algo que devolver al mar.
La chica de mirada turbia y "dos canes" se resiste a venir. Hoy ya no podré contemplar la demencia de sus pechos, únicamente las patas de los cangrejos y la sonrisa de las lubinas, únicamente un lance para un ladrido de piel y una estrella de espanto en los ojos.
Aguardo a la chica "dos perros" para atarme a un par de tetas. Puede que me sumerja entre sus bragas; ya que tiene pinta de amar a todos los desatendidos, sabré pronto si es H2O o una simple mentira de peces.
Si sólo hubiera un alma que nos mirara con aprecio no existirían los espejos, pero la fealdad llega para quedarse y permanecer en nosotros. Lo hacemos para que el macho se haga con nuestras vaginas y nuestros pechos, pues queremos que el tiempo se detenga un instante en el reducto de la piel.
Entrar en su corazón es como penetrar en un mundo de opio al que no has sido invitado, sólo para fumadores claustrofóbicos con escafandra. Allí, el amor es una nube tóxica de formas etéreas, el afecto es un baile de máscaras con las sandalias rotas para salir descalzos del lazo de sus cordones. Allí, el semen se utiliza como dentífrico  o utillaje para balas perdidas. El peso de la verdad es un mendrugo de pan en el pico de un ave. No me parece mal esa canción, las escolopendras corren por sus cabellos banales con el vicio de la poesía, pero tiene la mala costumbre de rememorar muertos y resucitar cadáveres. Si me preguntas algo concreto, si esa mujer quiere o ama, te diré: por supuesto, no puede vivir sin tabaco.
Cuando hablas de amor y te solazas con sus nombres, sientes las mieles del deseo o es sólo una forma de magrear el alma para acariciar palabras sin sentido y rimar sentimientos sin pertenencia. Si es así serás un buen escritor pero un pésimo amante.

Noches en blanco

Noches blancas de talento dormido, talento incipiente. ¿Parafrasear el nudo para obviar el mundo sin decir nada cuando hay tanta inteligencia que delinquir? ¡Qué la negra noche nos traiga algo para el recuerdo, algo menos aparente que un daño sin su perjuicio!
Mis bichos nunca se quejan, nunca me dejan, yo soy el despoblado de sus afectos. ¿Abandona el huésped la sangre de su anfitrión? Así el amor de las garrapatas te acompaña hasta la fiebre y sube con los perros a copular el sol.
 Yo era el tipo que le comía la boca, que le apretaba con las manos el culo, que le decía cosas lindas al oído para hacerle cosas guarras allí, en aquel sitio suyo con sabor a papaya.
Billy

¡Papaya! A mi siempre me ha parecido que sabía a chalote porque no me importa demasiado lo de la ducha ni me desagrada el olor fuerte y picante. Reconozco que tengo que ser más delicado y menos explícito en esta materia, supongamos entonces a bicicleta azul, a hembra sobre dos ruedas en un sillín muy apretado mientras se macera el tierno amor.
A ―Mi única guía:
el todo por la Patria.
―Defina "patria".
B -¿Servicio doméstico para señoritos con criadas y mayordomos?
C -Patria es el territorio sentido común por los hombres libres
B -Discrepo de esa respuesta: ninguna patria representa a un hombre libre, y el "territorio" es una meada militarista sobre un mapa.
¿Los apátridas son, tal vez, esclavos sin dominios? ¿No es el mundo nuestro lugar de nacimiento? ¿No son las naciones las que imponen sus fronteras y restringen los pasos?
Siempre hay alguien que "reflexiona por nosotros" y no estima la brutalidad de sus pensamientos y la iniquidad de sus actos. ¿Cómo puede plantearse algo distinto aquél que ha sido llevado a la lucha e impelido a la barbarie sin otro motivo que la desconsideración?
-En toda votación alguien se lleva el aguinaldo y celebra los festejos, y ése no es el pueblo.

-Espero que follar no se convierta nunca en un fuero de socialismo libre.

-Ellos te la meten pero no aguardes un amor recíproco.

-Rajoy es un deshollinador de culos españoles, pero jamás saldrá sucio de la chimenea (para que entre impoluto y salga sin mancharse, otros le limpian el camino).

-Capone hacía verdadera política, éstos sólo juegan a la mafia.

-¿Rita Barberá? ¿No es la que tiene un dedo en el ano de Rajoy, y Rajoy el caramillo apuntalando su trasero?
Todavía buscas el sexo ambiguo de los Ángeles pero sólo hallarás hombres; igual que la bellota de debe a la encina, nosotros nos debemos a la carne. No existe en ningún lugar perentorio de la roca, una condición que la transforme en un ser vivo. La  madeja sirve al telar, la rueca sirve a la madeja, el huso sirve al hilo... ¿La disgregación de tu metáfora conseguirá hacerte tan versátil como un ave y asistirá a ese vacío en el ala que impulsa el vuelo? Volar y desmayarnos en el desgarro para seguir siendo árboles.
Cuando un artista está acabado se refugia en la provocación "porque yo lo valgo". Y siempre hay un crítico, igualmente acabado, que nos cuenta unas cosas muy graciosas sobre penes y tetas.
García Ginés

Tal vez no sepan siquiera que están acabados y que no valen nada, y esto sí que es humorístico y provocador. Lo mismo, quizás, se pueda trasladar a mi persona, es evidente, pero la supuesta gracia de los penes y las tetas nunca ha pretendido ser arrogante.
Brindo por tus tetas, corazón, dos soles en medio del mismo sol. Adoro la urticaria de tus medusas infantiles, Rasputín en el Nevá y una elegía con la muerte. ¡Te mataré o te follaré, te follaré igualmente muerta! Un paseo residual por tu ideario transversal, un preservativo para poetas ebrios, trabajos especiales en lugares singulares y vicios oscuros para los exegetas.
Si te quitas las bragas tengo el Bonsai preparado para enterrarlo entre tus nalgas. Sólo aguardo que a ningún socialista se le ocurra podarme los pelos del escroto para jugar a empequeñecerlo todo, no acepto cuidados de jardinería ni una profilaxis intensiva por encima de las rodillas (ningún político cabrón tocándome un cojón). ¡Bésame, amor, con la dulzura de tus labios en el amanecer de los incautos!
He dado con una tía singular, me gusta su escritura y su semblante, pero tengo serias dudas sobre su blog. En primer lugar: "contáctame" está bien aunque sería preferible "perviérteme, paga unas copas y después fóllame, tengo la agenda demasiado ocupada para el amor", (todas las intenciones en un mismo enunciado).  Albergo serias reticencias sobre su novio, tal vez no esté dispuesto a compartirla y tenga reparos en según qué puertas deba profanar un invitado.  Me jode, haber encontrado una representación tan exigua de sus magníficos versos. A una prostituta se le suponen todos los servicios; pero, ¿debemos restringir la poesía a una mera transacción?
Levantas un guijarro y aparece un versificador con su ridículo oficio de cucaracha y sus desmanes de lagartija... Lo insólito es que aún haya gente que se dedique a levantar piedras para encontrar el talento.
A estas alturas ella crea y yo descreo, ella menciona y yo invento, ella es veracidad y yo soy desacierto (sin palabras también se puede fingir o elucubrar un mundo homónimo), tiene que existir algo en el descreimiento o algo en el atrevimiento que nos haga regresar a la inocencia.
Mi magnífica insufladora, ahora ya no te tengo y estoy deshinchado como un inútil globo de feria. Gira, gira un poco más, animal banal, hasta que el amor se parezca a una ruleta.
-No todos los poemas son momentos felices, a veces el rocío se niega a permanecer en la flor.
-El bardo (el barbo) es ese pez fuera del agua con un regalo de promiscuidad en los ojos.
Me gusta que los poetas se ofrezcan,  pero el ofrecimiento tiene que ser un diálogo, un vinculo, no un currículo o una mención de honores.  Ofrece tus letras al negocio de los iletrados, ofrece tus nalgas al vicio de los desalmados, que no tenga que pagar para oír tus jadeos, ofréceme la piel y el deseo.
-No todos los poetas son "cojoneros", algunos quedan atrapados en las mieles del sistema con el azucarillo entre las patas.

-El poeta ha de perturbar, para bien o para mal, sea mosca cojonera o mariposa que se pose suave en tus brazos. (Carlos Parejo)

-Nunca mejor dicho: perturbar, degenerar y joder...
Un escritor ya no puede permitirse el lujo del besugo. Si los tegumentos del alma se venden tan caros, a treinta euros el kilo de plato sacrosanto, no habrá quien pruebe esa cazuela; así que hay que conformarse con la carne de abadejo, servil y ordinaria en la mesa: poesía pobre para un menú de artistas.
Tal vez deberíamos cambiar las nociones y manifestar alguna vez que por fin el Hijo de Dios se ha hecho mujer. Entonces podríamos modificar también la misma Trinidad, para no referirnos siempre a un absoluto patriarcado, y el sentido último de la creación dignificaría la feminidad.
¿Qué te hace pensar que la lascivia no está detrás de toda religión? Hay una sexualidad reprimida que más que una tabla de salvación es una huida hacia ninguna parte, un placer generado por la insatisfacción de una vida coartada. El problema tal vez sea esa intrascendencia, ese no querer o no poder ir más allá del "impropio deseo" hacia la amada concupiscencia, ese lugar de liberación en el que el pecado es un dedo frugal en las comisura del alma, por no hablar de la sensualidad del amor, tan radical como una brizna de hierba.