Archivos del blog

Deseamos que el macho se haga con nuestras vaginas y nuestros pechos, pues queremos que el tiempo se detenga un instante en el reducto de la piel. Si sólo hubiera un alma que nos observara con aprecio no existirían los espejos, pero la fealdad llega para quedarse.

 
Desexamos que o macho se faga coas nosas vaxinas e os nosos peitos, pois queremos que o tempo se deteña un instante no reduto da pel. Se só houbese unha alma que nos observase con aprecio non existirían os espellos, pero a fealdade chega para quedar-se.

20 comentarios:

  1. gracias por tu opinion Me gustas mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo no estoy encantado de conocerme, pero gracias por el aprecio...

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¡El apareamiento de un mundo sensible!

      Eliminar
    2. E insensible, qué más da...es la finalidad

      Eliminar
    3. ¿No es el recreo un fin en si mismo?

      Eliminar
    4. No siempre...depende, renuncias a un recreo de 15 minutos, por que va a llegar uno de 15 dias?

      Eliminar
    5. El recreo también es permanecer en un patio de niños sin que nos llamen a estudio...

      Eliminar
    6. ¡Eso es lo que desean los amantes!

      Eliminar