Archivos del blog

¡Al final de todo este descenso a los infiernos nos aguarda una vagina de peluche y un dios falo con pompones! ¿Por qué no creer en los milagros, en los camiones de mudanza y en los besos de calcetín? Los átomos que se conocen tienen un propósito para converger.

No hay comentarios:

Publicar un comentario