Archivos del blog

Todavía buscas el sexo ambiguo de los Ángeles pero sólo hallarás hombres; igual que la bellota de debe a la encina, nosotros nos debemos a la carne. No existe en ningún lugar perentorio de la roca, una condición que la transforme en un ser vivo. La  madeja sirve al telar, la rueca sirve a la madeja, el huso sirve al hilo... ¿La disgregación de tu metáfora conseguirá hacerte tan versátil como un ave y asistirá a ese vacío en el ala que impulsa el vuelo? Volar y desmayarnos en el desgarro para seguir siendo árboles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario