Archivos del blog

Mis bichos nunca se quejan, nunca me dejan, yo soy el despoblado de sus afectos. ¿Abandona el huésped la sangre de su anfitrión? Así el amor de las garrapatas te acompaña hasta la fiebre y sube con los perros a copular el sol.

 
Os meus bichos nunca se queixan, nunca me deixan, eu son o despoboado dos seus afectos. Abandona o hóspede o sangue do seu anfitrión? Así o amor das carrachos acompaña até a febre e sobe cos cans a copular o sol.

2 comentarios:

  1. El huesped chupa toda la sangre del anfitrión y cuando acaba la relación no la devuelve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es que la relación no acabe y haya suficiente sangre para compartir.

      Eliminar