Archivos del blog

Cuando hablas de amor y te solazas con sus nombres, sientes las mieles del deseo o es sólo una forma de magrear el alma para acariciar palabras sin sentido y rimar sentimientos sin pertenencia. Si es así serás un buen escritor pero un pésimo amante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario