Archivos del blog

Puede ser que el abandono y la inercia puedan más que el empeño y la posibilidad. Nada es sin renuncia. Es fácil tener mil vidas, elegir una sola y equivocarse de elección. Para ser un don nadie, aquí y ahora, tarde o temprano alguien o algo renunciará a nosotros.

8 comentarios:

  1. Elegir es renunciar a algo.
    Sin embargo hay quien lo tiene todo
    casi sin tener que elegir nada.

    Asi es la vida, así es la estúpida y caprichosa felicidad.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Se puede "tenerlo todo" y ser feliz, o es necesaria la carencia para mensurar la dicha?

      Eliminar
    2. Creo que el " que lo tiene todo " es feliz.

      Ser feliz es aquel que no necesita nada más para disfrutar de su estado de " dicha".

      No me refiero a cosas materiales sino a un estado " interior".

      Besos.


      Eliminar
    3. ¡Ese estado interior no considera la tenencia o la privación!

      Eliminar
  2. Toda elección es renunciar a algo o alguien en favor de otro, sólo queda desearle la mejor de las suertes al que no noe eligió, ya sabemos que se equivocó en la elección, pero quizá para nosotros fue lo mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Equivocadas o no, nuestras elecciones son lo posible.

      Eliminar
  3. ¡Nunca Raul! solo el abandono del abandono y el dejarse llevar por la pura inercia supone realmente una elección, lo cual no quiere decir que ese esfuerzo redunde en algo diferente ... o de serlo sea lo que no otros pretendíamos. Ser un don nadie o un don alguien para los demás, solo depende de la casualidad. La verdadera elección y esfuerzo es ser alguien para nosotros mismos. Los demás pueden renunciar a nosotros, sí, es verdad, el asunto es que nosotros jamás renunciemos a ser nosotros mismos ;)

    Muchos besos!! ... lo siento ,si no dejo besos no soy yo ( pero tú puedes renunciar a ellos si no los quieres ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que los besos por los besos son para mí como el comer por comer; creo que hay que tener hambre y llegar a los labios comprometedoramente, pero esa es otra canción. Del resto sólo quiero alabar tu comentario y ratificar su contundencia.
      Aun así, quisiera que entendieras que la última frase, referente a "un don nadie", no hacía alusión a un ser desprestigiado socialmente o económicamente sino a un ser carente de amor, abandonado por sus seres queridos y sus más proclives circunstancias.

      ¡María, prefiero que me apaleen tus verdades a ser besado por mis aciertos!

      Eliminar