Archivos del blog

Cuando lo opaco
se vuelva transparente,
¿qué sentiremos?

A. S.



¡Papel de liar en las alas de la libélula!

2 comentarios:

  1. La transparencia a de doler entonces, como la maldad del niño melón (algo hijo de puta y descabellado) que arranca las alas a la libélula por verla intentar volar sin ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dolor nunca puede ser figurativo... La transparente maldad es como la inocencia.

      Eliminar