Archivos del blog

Brindo por tus tetas, corazón, dos soles en medio del mismo sol. Adoro la urticaria de tus medusas infantiles, Rasputín en el Nevá y una elegía con la muerte. ¡Te mataré o te follaré, te follaré igualmente muerta! Un paseo residual por tu ideario transversal, un preservativo para poetas ebrios, trabajos especiales en lugares singulares y vicios oscuros para los exegetas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario