Archivos del blog

A estas alturas ella crea y yo descreo, ella menciona y yo invento, ella es veracidad y yo soy desacierto (sin palabras también se puede fingir o elucubrar un mundo homónimo), tiene que existir algo en el descreimiento o algo en el atrevimiento que nos haga regresar a la inocencia.

11 comentarios:

  1. Quizá lo que es inocente es el amor, de ahi que nos haga fingir o elucubrar un mundo homónimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo menos el camino hacia el amor debería estar libre de perjuicios y condicionamientos, desacorde con la hipocresía de cualquier ingenuidad.

      Eliminar
    2. No creo yo que en la ingeniudad haya hipocresía,mas bien estupidez.

      Eliminar
    3. Los poetas son ingenuamente hipócritas: niegan su estupidez y aman su vanagloria.

      Eliminar
    4. o están demasiado ocupados recitando su vehemencia.

      Eliminar
    5. ¿Y dónde ves tú ahi la ingenuidad? Sólo veo a un estúpido, engreido y fanfarrón.

      Eliminar
    6. Crees que un tonto puede ser un impostor pero nunca pensarías que un impostor puede volverse tonto sin darse cuenta.

      Eliminar
  2. No pienses mal, lo hago por rizar el rizo no por llevarte la contraria...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pienso mal, lo sé, porque es lo que alguna vez hago yo también.

      Eliminar
    2. En realidad, alguna vez yo si te llevo la contraria para asi poder rizar el rizo...Pero sin acritud

      Eliminar
    3. Me gustan los rizos y el encrespamiento, y me agradan los dispares pensamientos. Entenderé acritud como la cualidad de las cosas que tienen un olor o sabor acre, áspero y penetrante.

      Eliminar