Ir al contenido principal
La hermosura te sirve para las horas bajas, la fealdad para las horas de bajeza.

Comentarios

  1. La hermosura me temo no sirve para nada, la belleza sí que cura y te sube, no ... mucho más, te propulsa en horas bajas.. la fealdad sí, tienes razón, asoma siempre en horas de bajeza ... ahí somos enanos y horrorosos ;)

    Tú no, tu eres guapo siempre jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡hay enanos horrorosos bien parecidos de una belleza indiscutible! Yo soy hermosssooo, por eso no sirvo para nada!!!!

      Eliminar
  2. De las horas bajas no te salva ni la.hermosura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La hermosura, en horas bajas, nos ayuda a sobrellevar la telebasura y a apartarnos del mando de la tele.

      Eliminar
  3. ¿Y si te asemejas al caricato dibujado de un niño. Sirves para algo más que ser pegado en la puerta de la nevera?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me empiezan a desconcertar tus preguntas (cada vez más insinuantes). Y una mujer, ¿se calentaría con el caricato dibujado por un crío? Los poetas sólo sirven para asustar a los niños y enfriar a las féminas.

      Eliminar
    2. Mis disculpas, quizás no me doy cuenta de que soy agresiva en mis modo invandiendo tu área de seguridad. A veces resulto irreverente en modos y palabras. Te pido disculpas.

      Eliminar
    3. Para nada me ha parecido un comentario desacertado (me ha gustado). Tus interrogantes me desconciertan en el mejor de los sentidos. No hay ofensas, sólo interpretaciones (puedes, si lo deseas, invadir agresivamente esa supuesta área de seguridad).

      Eliminar
    4. Megan, ¿no crees que es encantador ser la caricatura de un niño y servirle de consuelo a una mujer?
      Ya sé, eso lo debe considerar una mujer...

      Eliminar
    5. Eso suena a esos ideales que no encajan nunca en el mundo en que vivimos.
      Puesto que soy una mujer creo que puedo atreverme a considerar. Me parecería un buen perfil al que votar ... :)

      Eliminar
    6. Ahí estamos a años luz (creo que tu comentario se corresponde con otra entrada). ¡Desconsidero a cualquier bicho político, cucarachas mediante!

      Eliminar
    7. Respondí en su lugar correspondiente. Un hombre que se asemeje a la caricatura de un niño, a mi entender es alguien especial. Pues los niños hacen garabatos geniales. Difíciles de entender a veces y al hacerlo... De una gran belleza y realidad. Ese tipo de pureza no encaja en los ideales del mundo.Un hombre así, sería digno de un poder como gobernar. Porque haría garabatos en sus actos justos, como su propia esencia.

      Igual ahora los puse más difícil de entender ...

      Eliminar
    8. Respondí en su lugar correspondiente. Un hombre que se asemeje a la caricatura de un niño, a mi entender es alguien especial. Pues los niños hacen garabatos geniales. Difíciles de entender a veces y al hacerlo... De una gran belleza y realidad. Ese tipo de pureza no encaja en los ideales del mundo.Un hombre así, sería digno de un poder como gobernar. Porque haría garabatos en sus actos justos, como su propia esencia.

      Igual ahora los puse más difícil de entender ...

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

POETÍLICOS

- ¿Cruces blancas en lo rosa? Si hay satisfacción, al desastre no le importa el sastre...
- Ya sabes, al final la muñeca diabólica siempre seguirá siendo muñeca... sastre y medidas férreas de lo que al "placer" se refiere.
- Prefiero la maldad de una mujer, incluso las bondades de una mujer con el mal... ¿De qué sirven los trajes cuando la piel es la medida?
-A veces vestiduras y pieles sufren de remiendos... hasta Satán sucumbe ante la costura de una mujer... de una muñeca también.
- ¡Satán jugando a las peponas! ¡Fascinante tentación!

Místicos deseos

Una melena prodigiosa que casi tapa el prodigio... Sobre el embiste, anteriormente citado, si no pone a prueba la consistencia del lecho me hace dudar de sus pretensiones. Si a una mujer se le da bien hacer habitaciones, el firme propósito de un hombre es deshacer su creación, deslegitimar su obra (no pensamos en follar sino en profanar colchones). Tengo la firme convicción de que cuando una mujer piensa deliberadamente en el amor es que la cama no está bien hecha, no le agrada totalmente, e intenta recomponer el dobladillo de las sábanas.
Ábrete como una flor al recuerdo, suicida con tus pasos las horas, porque nadie merece un tiempo de olvido... Vuela como una polilla hacia la eternidad de la luz, que no nos sirva la condescendencia de excusa ni la nocturnidad de abandono. El amor todavía es una quietud de sábanas limpias y un demonio que dormita desalojado de sus posesiones. Dios ha criogenizado tus lágrimas para resucitar la hermosura, y el alma despertará de su sueño para nidificar en lo alto.