Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2017

Diálogos con Aitor

-Como un fluido por doquier derramado, el señor Tiempo.
-¿El señor tiempo pierde aceite? 
-Y sobre todo pierde líquido de frenos. Por eso al Tiempo no hay quien lo pare, ni quien lo ralentice.
-¿Para qué se quiere un coche parado cuando nos podemos estrellar contra el destino?

Poetílicos

Suele ocurrir que demasiada hembra mata a los peces, no se puede vivir en una copa de vino con heces y comida todo el día... Escribes con alevosía y eso tiene su reflejo en el mercado. No hay nadie cuando estamos rodeados de gente y nos observa la multitud. La escasez de Dios hace que el creyente se detenga a pensar, si acaso la oración ha sido inadecuada o ha alterado los nombres de la supremacía. El ser no resulta de una ecuación perfecta. Mil perdones por no vomitar el desayuno, la ingesta de un ángel desnudo. ¿La perra de los colchones ya no sabe ladrar?
Todo hombre tiene un sueño, ¿no habéis visto a algún soñador ocultándose en la sombra de lo que nunca será, orgulloso de su ilusa quimera? ¿Qué hacer para que despierte de su estupidez el mediocre desnudo que se cree vestido?

Poetílicos

-Hay más neuronas en un coño que en un cerebro de clase media... 
-entre la clase y la edad, media, me refiero... me quedo con la ausencia de estamentos en lo que a la mente se refiere... la libertad perenne y gloriosa como la que surge en "los" comentarios... Quizás el futuro sea la criónica de nuestras aglomeradas palabras... -¿lo imaginas?-
-¿Por qué no hablamos de aglomerar las almas? Lo mejor que le puede ocurrir a un poeta es desaparecer antes que criogenicen el verbo. ¿Te imaginas un futuro de vende-libros, un verso tan aciago que no acabe nunca, una vida de retórica bohemia bajo un cielo de hidrógeno líquido?
-Yo lo que no dejo de soñar es aquél día donde los libros no sean meros "souvenirs" de estanterías... y el mundo o los mundos, disfruten cada vez que manifiesten el olor de unas páginas en cualquier fosa nasal.
-Bueno, yo nunca seré el referente, pero aspiraría a que en mis fosas nasales se manifestara el olor de una vagina, el disfrute del mun…
La belleza de estar contigo es menos grata que la belleza de estar sin ti (tengo que reconocer que subyace un agrado en todo estado de repulsa). 
Lo que no entiendo, a estas alturas, es que a la muerte de las editoriales aún se sigan fomentando los derechos de autor y no la gran promiscuidad del verbo y la negación de los nombres.
Si hace demasiado frío haríamos con nuestras palabras un pira para calentar los dedos. ¿Qué es un poema comparado con la hipotermia o los sabañones? ¿Qué es un poema ante el rigor solitario de la helada? ¿Lo que una vez ardió en el alma es insuficiente ante la azul palidez del raso? Hagamos como la cerillera: incendiar nuestra poesía para ver morir la última llama en los ojos.
¿De qué forma le voy a decir a esa preciosidad que salga conmigo? Dentro de un par de años tendrá que llevarme a orinar y cogérmela floja, o limpiarme el culo con sus dedos hasta que pierda las uñas postizas en mi recto. ¡Estoy senil de la muerte y encantado de conocerte! ¡Preciosidad, ven, quiero ver como desaparece tu sonrisa y se acrecienta mi optimismo!

En un adarme de cielo

La hermosa y soez erudición caga con las puertas abiertas y los pies descalzos en  una romana. Ellos no entienden de inspiración pero saben en qué nalgas meter la  polla dura de los domingos. Así que los verdaderos poetas, el verdadero club de los poetas ebrios, está en los aseos de una fábrica,  en las letrinas de almacén o en los retretes de una taberna. No lo dudes, están tocados por el verbo y el verbo se masturba y los ama. El que escribe y menudea con las letras no es más que ese absurdo biógrafo del "pato de la muerte", comparado con los verdaderos y divinos forajidos.
La necesidad no es un cuento: necesito un hada madrina para mi varita mágica, y,  seguramente tú, un Aladino que frote la lámpara.
En el interior de un político se comete todos los días un magnicidio, y casi siempre ese crimen salpica con sus restos a la humanidad . ¿Qué habrá dentro de un poeta?  ¡Que nadie para verlo abra las puertas!
Desafortunadamente, nos encontraremos en la poesía no es lo mismo que decir "ancha es mi cama", más bien que nunca nos faltarán los lectores. Nos encontraremos en el amor no quiere decir "ancha es Castilla", sino que los lectores además comprarán nuestras obras. ¿Qué tal si no nos encontramos en ningún lugar conocido? Tiene que existir un culo extenso de bibliotecaria que podamos leer de corrido sin aguardar nada de la literatura.
En ciertos momentos tenemos un cuerpo en nuestra cama y sería preferible estar solos... La compañía es contraproducente para la soledad de los equisetos. Las mariposas no se acercan a nadie sin que un enigma parpadee en el aire. Por otro lado, las vacas pacen en paz y con paciencia.
Se adivina un paraíso y una belleza en él, pero todo paraíso tiene su infierno y a veces es necesario nombrarlo.
A veces creo que la poesía es como un dildo sin culo o un anillo de pedida sin novia: autoconsolación,  autosatisfacción, autoayuda...
¡Joder,  que bueno es caminar para intentar estrellarnos contra el hambre!
A estas alturas,  por ejemplo,  la verdad te pregunta por Silleda con la clara intención de follar,  y a la mentira no le apetece pasar por Google Maps para hacerlo. El poeta, en estos casos, es incapaz de dar con las direcciones aunque tenga un Tom Tom en el coche y una voz de señorita le diga: desabróchese la bragueta, coño encontrado,  enchufe la polla al satélite y diríjase a la casa de putas más cercana.
A estas alturas  el mar ya no oculta ninguna intención para los peces, y en cuaquier bar de Silleda, por ejemplo, sólo nos aguardan los cazadores.
¿Qué sería de los feos sin la abstracción figurativa?  ¿Qué sería de los cerdos sin la bellota de encina?  ¿Y del  amor sin dolor? 
und dann hat er sie geküsst
wo das Meer zu Ende ist
ihre Lippen schwach und blaß
und seine Augen werden naß
Cuando dicen: ¡A mí mis valientes! ¿Realmente no quieren decir leedme y compradme? Cuando la poesía llama a sus corsarios hay que abrirse de piernas a la completa piratería, y ahí sí: ¡Quemad las naves!
Crees que has llegado pero todavía no has emprendido tu camino. Crees que has emprendido tu camino pero nunca has salido de ti.

Diálogos con Aitor

-Toda esa gente del asilo de ancianos fueron bebés.
- La mayor parte de los bebés fueron ancianos antes de exiliarse en un útero. 
-La ancianidad parece a veces una segunda infancia, de nuevo con andador, cuna, pañales... Y esta segunda inocencia que da el no creer en nada.
-Seguro que esa falta de fe viene de la alienación de no probar pecho ni mamar teta, ni tener coartada para esa necesidad de sentir una postrera maternidad sin biberones.

Mr. Darcy

Nor am I ashamed of
the feelings I related.

They were natural.

Did you expect me to rejoice in
the inferiority of your connections?


To congratulate myself
on the hope of relations
whose condition in
life is so below my own?
Le gustas a una mujer pixelada, ¿ya has conseguido que te la metan doblada para tener una cita con un cromo? Adquiere pegatinas y condones, todas saben que la poesía pervierte los colchones. Adultera el amor con una zorra que quiere chatear (si no fuera así empezaría a desconfiar del gallinero). Paga por ser visible e inservible, con poderes de súper carroza, y cambia tu foto-váter de perfil por el perfil de una langosta.
La horda húmeda, la hora innumerada, el tiempo de unos ojos, la derrama de un deseo, la inmensa sonrisa de la serpiente enroscada, el imperialismo de una lágrima... Vestigios de un amor: más allá de las escupideras de tabaco he soñado ser el perro de tus esputos.
El cuervo a lomos del chacal y las filigranas de las flores: dos mundos libres observando al espectador.
Hay personas que están en el punto más alto de la cadena trófica,  y otras,  como es el caso, en la cubre de los atrofiados (no te diré dónde luce el mejor sol) .
Hace mucho que pasamos del sexismo, del sectarismo y de las convenciones... De los penes para las mujeres a los penes para los peces, nuestra orientación sexual es una pecera.
Me creí caminando por las profundidades
Y tan sólo
Transitaba la superficie de la mente.

-Sandra Garrido-




En las profundidades de la mente hay peces abisales, krakens y demonios... Ni siquiera arañamos la superficie con nuestros pensamientos.
¿Estar cerca de la inmortalidad no nos aleja del cielo? ¿Dejarán de abrirse las puertas del paraíso o apelaremos finalmente a inmolar nuestros días?
Poco a poco nos vamos acercando a esa fealdad que grita su lirismo por las calles y espanta a los viandantes. Escamas de peces son nuestros versos, sangre de pescadores  y una mirada al infinito.
El primer paso para reconocer una perversión es  comprender las causas del vicio. La melopea de los poetas les obliga a actuar como cheerleaders delante de los perros de presa.
Observa esas formas, el cubicaje, ese ojo de lechuza que babea jabón y lascivia, y ese ano de lavadora cuyo selector ha puesto en marcha el más hermoso de los desagües.
Perdóname amada mía, jamás debí alejarme,
con mi partida encontré dos cosas,
mi triste muerte lejos de ti

y la certeza de que la flor más bella que pude encontrar
eres y siempre serás tú.

Te amo.


-Prozac-




-¡Amada! El campo está lleno de flores y nunca fui un caballero. ¿Quién es capaz de aguardar tanto tiempo por esa evidencia?

-¡Amado! En tu espera, el esperma ha regado mi parteluz. Nuestro amor es el mismo que el de los maleantes que no dan por perdida la rosa aunque haya gitanos en el castillo. Y, ahora, amor mío, haz soportable esa deshonra como soporto yo tu sombra.
A veces el romanticismo puede dormir a los más audaces si la especulación no se acompaña de la acción. En el lecho conyugal el paraíso está vagando, o virtualmente aburrido, o naturalmente roncando, cuando alguien apela a la eternidad.
¿La existencia necesita recrearse con lo etéreo para nunca llegar a tocar los más oscuros designios? ¿Qué inocencia es capaz de amar así, sin perpetrar el crimen de su deseo?
Todos los perros poetas se complacen con sus huesos y cualquier astilla de pollo les parece un fémur de bovino . ¡Oh,  vaca mía! Te amé tanto que te llevé a los altares y creí tener tus tuétanos hasta que el gallo cantó.
Te amé como la piel de los zapatos deslustrados ama el betún,  y tú le diste brillo con un escupitajo y un cepillo de limpiabotas.
Las poetisas mean sobre cabellos de querubín. Y después de tanto tiempo es difícil distinguir los rasgos de un ángel de la belleza de un coño, los pelos de una vagina de una visión celestial.
Todos los pañuelos de la creación tienen un destino de narices,  pero algunos son recompensados con la contrición de una lágrima. Lágrima viva,  ¿cuál es tu ansia?
Si un alma además tiene cuerpo cómo no va a permitirse la promiscuidad. Si un cuerpo además tiene alma cómo no va a permitirse el amor. ¿Por qué encerrar toda la eternidad de un corazón en una caja de muñecas?