Archivos del blog

Aunque nos decapiten,  seguro que hay para nosotros algún pendenciero destino que aguarda por las mieles de otra guillotina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario