Archivos del blog

Después de casarnos me hizo recoger todos los granos de arroz, contarlos, etiquetarlos y recobrar los perdidos. Ángel mío, te amo porque mantienes ocupado mi cerebro removiendo una cazuela de basmati.

No hay comentarios:

Publicar un comentario