Archivos del blog

Si hace demasiado frío haríamos con nuestras palabras un pira para calentar los dedos. ¿Qué es un poema comparado con la hipotermia o los sabañones? ¿Qué es un poema ante el rigor solitario de la helada? ¿Lo que una vez ardió en el alma es insuficiente ante la azul palidez del raso? Hagamos como la cerillera: incendiar nuestra poesía para ver morir la última llama en los ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario