Archivos del blog

El primer paso para reconocer una perversión es  comprender las causas del vicio. La melopea de los poetas les obliga a actuar como cheerleaders delante de los perros de presa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario