Archivos del blog

Todos los perros poetas se complacen con sus huesos y cualquier astilla de pollo les parece un fémur de bovino . ¡Oh,  vaca mía, te llevé a los altares y creí tener tus tuétanos hasta que el gallo cantó!

No hay comentarios:

Publicar un comentario