Archivos del blog

La horda húmeda, la hora enumerada. El tiempo de unos ojos, la derrama de un deseo, la inmensa sonrisa de la serpiente enroscada, el imperialismo de una lágrima... Vestigios de un amor. Más allá de las escupideras he soñado ser el alma de tus esputos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario