Archivos del blog

Poeta,  ¿sabes rimar algo con las nalgas o esgrimir algo con el prepucio?
¿Escribimos la alegoría de la sangre o una simple transfusión?
Hay una genialidad estúpida y una estupidez genial.
¿Los pájaros cantan por felicidad o por impiedad?
Tan hijoputa como un Dios menor, tan desalmado como un paraíso.
Desde Pierre de Bourdeille los poetas son como niñas pijas y bolleras.
¡Oh, corazón, corazón, alma de estafeta!
A cierta edad los caprichos  y los complejos dejan de existir.
Preguntemos al espejo estrambótico quién es el más apuesto.
¿Cómo comprender el origen de las especies sin tratar la elegancia de la especiación?
Cuando escriban la perfecta historia de nuestro bestiario tendrán que acostumbrarse a la zoofilia. Cuando describan nuestro vestuario tendrán que acostumbrarse al horror.
A partir de cierta decadencia todo es secuenciación. A partir de cierta sabiduría todo es secundario.
¿Qué es un príncipe originado de sapo sin su heredad de moscas? ¿Qué es un batracio sin el beso femenino?
Hay tantos ahoras en una eternidad que posiblemente el mañana sea la continuación de un hoy.
La verdad no necesita creyentes ni adeptos.
Hay sentimientos que nos destiñen
Hasta volvernos ciegos sin razón.


-Poetílica-


El amor desea a sus acreedores para convertirse en deudor; es más, necesita la estafa para sobrevivir.

 
Hai sentimentos que nos destinguen
Até volver-nos cegos sen razón.


-Poetílica-


O amor desexa aos seus acredores para converter-se en debedor; é máis, precisa a estafa para sobrevivir.
Poesía, dame la medida de tus bragas... (puedes aprovechar para cualquier inexactitud).
No sé por qué la humanidad siamesa a los "selfies" buscan sin premisas ni pausas focos para tomarse la foto teniendo el reflejo de una lápida a la luz del sol.


-Poetílica-


Me conformo con unos ojos lapidarios y la perspectiva futura de un panteón solar para todos sus moradores. Se escapan los momentos y es hora de compartir la nausea y la estampida lejos de los focos y los selfies.

 
Non sei por que a humanidade siamesa aos "selfies" procuran sen premisas nin pausas focos para sacar-se a foto tendo o reflexo dunha lápida á luz do sol.


-Poetílica-


Conformo-me cuns ollos lapidarios e a perspectiva futura dun panteón solar para todos os seus moradores. Esvaecen os momentos e é hora de compartir a náusea e a fuxida lonxe dos focos e os selfies.

Cosas de Billy

Lo que menos me agrada es que me revienten a abrazos o me escupan con su palabrería los pelmazos cuando uno es libre de estrellarse contra el cielo. Me cortaste la meada justo cuando quería hacerme trizas contra un camión, a seis minutos de conseguir mis objetivos. No hace falta que me engañes, ¿cómo piensas que lo esférico puede mamar de una vaca? Me hicieron con polímero y echo de menos las chupaderas de las ubres aunque pueda llegar hasta las nubes. Para siempre es sólo un segundo intencionado en la punta de un cigarro. ¿Ve y ama? Sería fácil si fuera un condón lubrificado. Lo peor de un globo es quedar atrapado en las ramas de un iluso o ser adoptado por un nido de gorriones. Lo mejor: dejarse morir a las siete".
Si Sabina es capaz de llorar con las más cursis películas de amor, qué será de aquellos que se enternecen con el más puro romanticismo de la peor filmografía gay. 
En un cuento de Chéjov: "Si nuestros antepasados procedieran de los monos no les habrían enterrado en un cementerio cristiano".

Pero..., a lo sumo, es curioso que los simios fueran capaces de construir pirámides antes del catolicismo.
El poeta de la nada es como un dios sin súbditos, relegado a su propio declive. El poeta de la vida es como el labio que apremia cada subordinación.
Y ahora, ¿qué lágrima ahogada volverá a renacer?
Por un tiempo,  a uno de los jefes se le dio por hacer un reconocimiento en la fábrica.  Lo tenía a mis talones mascando el sudor de mis calzones, pero siempre me encontraba con una herramienta en las manos y cuando necesitaba ir a algún  sitio nunca regresaba de vacío (de mis tareas, mis habilidades y mi celo, se percataba el inspector, que hacía todo lo posible para cazarme en un descuido). La verdad es que la garrapata estaba bien agarrada.

Un buen día se dirigió a mí y con absoluto asombro me inquirió:

-¿Usted le da a todo?

A lo que respondí :

-¡Sólo a las mujeres!
Bella cagaba unos pedos muy bestias y el ruido ponía paranoico a Bestia. Bestia cagaba unos pedos muy hermosos, los aplastaba con fruición para ornamentar su canto y eran tan delicados como el perfume de las rosas. Bella no poseía aquella discreción y pasaba de esos orgasmos de narices, respondiendo a la galantería con mayor estridencia y sarcasmo (tanto esparcimiento salpicaba los vestidos de baile y manchaba las cortinas de palacio). ¡Oh, maldito cielo! ¡Bestia amaba a su bestia y Bella amaba a su bello!
Ven a mi cama,  somete las sábanas y acuéstate como un muerto con la muerte hasta que nuestro poema hieda a  pasión.
Tengo que decir que a veces me repugna observar a una mujer supeditada a la desviación sexual de los hombres, carente de su propia voluntad, estima y definición. Siempre pensaré que Un Cielo puede ofrecernos más épica que hípica.
Ningún poeta reconoce los límites de su degeneración más allá de su egoísmo. Y existe, ¿por qué no?, la poesía ilimitada.
Nada hay inanimado desde el alma, ni siquiera la materia. Y si todo es consecuencia de Un Alma, tampoco hay nada inanimado en la roca.
El invierno quiere verse nevando en su cima.


-Poetílica-


Hermanos siameses son el hombre y el pene, dos individuos con distinto ego. Nunca imaginé que en el caso femenino, vulva y mujer pudieran ser almas dispares, pero de hecho lo comprobé un día: llegué al sortilegio de su vagina pero nunca penetré en el misterio de su corazón.

 
O inverno quere ver-se nevando no seu cume.


-Poetílica-


Irmáns siameses son o home e o pene, dous individuos con distinto ego. Nunca imaxinei que no caso feminino, vulva e muller puidesen ser almas dispares, pero de feito comprobei-no un día: cheguei ao sortilexio da súa vaxina pero nunca fun quen de penetrar no misterio do seu corazón.
La fe no se basa en verdades sino en creencias,  y las creencias hacen suyos todos los prejuicios.
Ni tú me amarás ni yo seré nunca parte de ese prurito condescendiente.
No hay placeres convencionales para un alma solitaria.
Mi pequeño gigante ya está aquí, en un lugar muy silencioso, todavía lejos del recuerdo. Y resulta que el primer amor es ese, la poesía de la vida por excelencia, ese universo que persigue la maravillosa primavera de Cachemira, porque la luz no se ausenta, y todos los nombres y modas pasarán, hay síntomas evidentes de todo ello. 
Bestia no quiere ser hombre y Bella ya no desea a ningún hombre. ¡Gruñe tu portento, animal de la sangre!
Ya nada pretendo con un querer de estraperlo, sólo desear donde me lleve el deseo.
¡Qué desagradable es regresar sin ganas a lo cierto!
La prontitud de la lengua para comerse la cera. La delicadeza del labio para besar las legañas.
Escribe el sol y los peces de aguas turquesa,  la soledad de un mar en sus orillas.
La eternidad de una mujer se reconoce en la forma de lamer la punta de un cucurucho. La voluptuosidad de ser no cesa en su empeño ni existe mayor dulzura al final de un barquillo.
Aunque te vistas de civilización es imposible cambiar las leyes de una naturaleza pagana. Aunque te vistas de conformismo es imposible permanecer impasible .
Leerte es como perpetrar un divino adulterio, el divino Laertes lo sabía.
No seas tan estúpido 
como para buscarle tres patas al milagro que te hace bien.


García Ginés





¡Ni siquiera a un milagro que cojea ostensiblemente!
Pregunté al Todo:
“-Todo, ¿qué te propones?”.
No contestó.


A.S.



Es como preguntar al Tonto: "-Tonto, ¿qué te propones?".

¿Hacer tonterías? 

¿Qué otra proposición o disposición?
¿Qué otra finalidad puede tener la totalidad?
El mar estiliza la figura de los peces. El mal le sienta bien a las mujeres.
El alma de la belleza se asienta en un trasero desproporcionado y hay hombres que aspiran a lo descomunal.
Tal vez el cosmos
desconozca, él también,
su propio idioma.


A.S.



Hay lugares en los que el aprendizaje no tiene nada que ver con el conocimiento.
¿En qué otro plano
o dimensión seríamos
todos felices?

A.S. 



¡En el mundo de las perdices!
No está confirmada la inexistencia cuando todos los mundos acuden a los sueños.
La insensatez es el poema del mañana.
Demasiada gente para una noche sin convicción en el teatro del orbe.
Somos salvajes en la piel equivocada...
¿Qué hacer cuando los espejos no nos devuelven un rostro conocido, nin siquiera la faz de un animal superior? Entonces es necesario cultivar el ensimismamiento con determinación, el narcisismo salientable de nuestros defectos.
Los bellos poetas son como viejas rameras en un vestuario de caballeros.
Un hombre no es nada si mantiene intactas sus posesiones y carece de un amor desprendido. 
Me agrada esa forma de hacer poesía que convierte cualquier estupidez en un ungüento depilatorio.
Ámame con la impiedad de ser, con el capricho de un iluso y un verso en tu costado.
En el triste puerto de tu amor,  en la triste estibación hacia tu entraña,  he perdido todos mis contenedores.
Dormir sobre almohada de mujer para olvidar las pesadillas de la noche.
No hay una sola forma de pecar,  sino una vida de ingente pecado.
El cinismo se levanta cada día para nombrar a Dios.

Yo la odiaba, ella me odiaba y todo era perfecto (cosas de Billy)

Una historia encantadora, aunque se me ha arrugado el muñeco... Supongo que todas las mujeres quieren lágrimas y que algunos hombres nunca dejarán de vivir en un pañuelo.
No sé a que edad se dejan las muñecas por las mujeres, para construir prisiones con esposas. Que si te amo..., que si te odio..., cuanta sinceridad para tirarse los trastos y obviar el alfabeto del afecto. En qué poner nuestra fe no es tan importante como  quién o qué cosa cree en nosotros.
¿Piedras en los zapatos y ningún diamante con una inscripción de matrimonio? ¿Anillos de pedida en los dedos de los pies?
Sólo el amor puede vencer a los elementos, pero hay que amar hasta la crucifixión de los actos. 
En geometría todo es perfecto si insistimos en la cuadratura de los pechos...
A nadie le importa las verdades de un hipócrita, por nadie será reconocida esa sinceridad.
Es mejor irse con una fulana cualquiera que ser engañado por un amor "decente".
La poesía es una sombra a la altura del hombre.
Solfeando en clave de perro...
Señorita, usted no es bien amada por ninguno de mis desafectos.
¡Hacerse más pajas que un pajidermo y ningún animal cerca del heno!
En algún momento dejarán de importar las palabras,  el mal o el bien, sólo el silencio y la lluvia resbalando por los cristales.
Asienta tu alma en mi granero... Con disquisiciones se pierden los pollos, con cereal se engorda la pitanza.