Ir al contenido principal
Tengo que decirte que a veces me repugna observar a una mujer sometida a la desviación sexual de los hombres, carente de su propia voluntad, estima y definición. Siempre pensaré que Un Cielo tiene algo más que ofrecernos que la épica o la hípica.

Comentarios

  1. A mi me ocurre igual, es que no soporto ver como despachurran y maltratan a mujeres ( a veces tb a hombres ) tratándoles como despojos humano que encima te convencen que se lo están pasando fantásticamente bien y desde luego desde fuera dan ganas de llorar. El cielo tiene que tener ángeles desplegando sus alas, no sapos y babosas cabalgando sobre culebras ; )

    ResponderEliminar
  2. Vamos a ver..., cuando se trata del acto es el acto y los actores, puede que la película no entre en las peofundidades del amor y sus cábalas. También es cierto que la mirada masculina relega a la femenina y eso convierte la fantasía en unidireccional. En el sexo nada hay imposible e inconveniente, pero el afecto va mucho más allá. No me tengo por moralista en estas cuestiones, prefiero el plus ultra desligado de cualquier acepción o ideología.
    Tu frase final es para enmarcar (gracias por ese regalo).

    ResponderEliminar
  3. Tampoco yo me considero moralista y me gusta respetar aun cuando no comprenda muchas cosas, pero me hace daño ver ciertas escenas y no solo por lo que veo, no, sobre todo por el sufrimiento que me transmite. No soporto ver sufrir a nadie, ni aun en el caso que me juren que se lo pasa en grande ; )

    De nada, toda tuya jaja gracia a ti! ; )

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

POETÍLICOS

- ¿Cruces blancas en lo rosa? Si hay satisfacción, al desastre no le importa el sastre...
- Ya sabes, al final la muñeca diabólica siempre seguirá siendo muñeca... sastre y medidas férreas de lo que al "placer" se refiere.
- Prefiero la maldad de una mujer, incluso las bondades de una mujer con el mal... ¿De qué sirven los trajes cuando la piel es la medida?
-A veces vestiduras y pieles sufren de remiendos... hasta Satán sucumbe ante la costura de una mujer... de una muñeca también.
- ¡Satán jugando a las peponas! ¡Fascinante tentación!

Místicos deseos

Una melena prodigiosa que casi tapa el prodigio... Sobre el embiste, anteriormente citado, si no pone a prueba la consistencia del lecho me hace dudar de sus pretensiones. Si a una mujer se le da bien hacer habitaciones, el firme propósito de un hombre es deshacer su creación, deslegitimar su obra (no pensamos en follar sino en profanar colchones). Tengo la firme convicción de que cuando una mujer piensa deliberadamente en el amor es que la cama no está bien hecha, no le agrada totalmente, e intenta recomponer el dobladillo de las sábanas.
Ábrete como una flor al recuerdo, suicida con tus pasos las horas, porque nadie merece un tiempo de olvido... Vuela como una polilla hacia la eternidad de la luz, que no nos sirva la condescendencia de excusa ni la nocturnidad de abandono. El amor todavía es una quietud de sábanas limpias y un demonio que dormita desalojado de sus posesiones. Dios ha criogenizado tus lágrimas para resucitar la hermosura, y el alma despertará de su sueño para nidificar en lo alto.