Archivos del blog

Ningún poeta reconoce los límites de su degeneración más allá de su egoísmo. Y existe, ¿por qué no?, la poesía ilimitada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario