Archivos del blog

Si Sabina es capaz de llorar con las más cursis películas de amor, qué será de aquellos que se enternecen con el más puro romanticismo de la peor filmografía gay. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario