Archivos del blog

Sólo el amor (menudo elemento), puede vencer a los elementos, pero hay que enamorarse hasta la crucifixión de los actos. El resto de los mortales somos como ladrones que pasan subrepticiamente por la vida, con las piernas partidas, condenados al suplicio de un madero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario