Archivos del blog

Ningún planeta,
ni siquiera la Tierra,
nos necesita.



A.S.



No hay nada inanimado desde el alma, ni siquiera una piedra. Y si todo es consecuencia de Un Alma, tampoco hay nada inanimado en la roca.

2 comentarios:

  1. El desánimo surge precisamente porque ya no somos necesarios para nada, ni para nadie. Por eso hasta las piedras parecen tener más vida que muchos humanos animados pero terriblemente desanimados ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces nos sentimos peor que una tierra baldía y deshabitada. Sólo con lo eterno podemos cruzar nuestro ánimo y con todos los mundos que nos añoran.

      Eliminar