Archivos del blog

A veces el amor asusta a quien es amado. Ya nada pretendo con un querer de estraperlo, sólo desear donde me lleve el deseo.

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Tal vez lo más valiente sea amar donde caiga el desprecio, hasta torcer el brazo de la desavenencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el deseo juega con nosotros...

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. ¿Por qué no? Incluso a ganar.

      Eliminar