Archivos del blog

El poeta de la nada es como un dios sin súbditos, relegado a su propio beso.  El poeta de la vida es como el labio que apremia cada subordinación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario