Archivos del blog

La fe no se basa en verdades sino en creencias,  y las creencias hacen suyos todos los prejuicios.

2 comentarios:

  1. La fe no se basa en verdades sino en creencias, y las creencias hacen suyos todos los prejuicios.

    Esos grandes denostados.

    Pero hay prejuicios y prejuicios.

    Hay prejuicios basados en la experiencia, en mi visión del mundo largamente forjada.

    Hay confianza en las relaciones personales basadas en prejuicios.

    Sin ellos la vida sería invivible porque habría que jusgar desde cero cada uno de los aspectos de nuestras experiencias.

    Un prejuicio es que si se me acerca un león hambriento huyo, porque prejuzgo que hay un peligro. Si después resulta que es amistoso podré modificar mi prejuicio, pero también morir en el intento.

    Los prejuicios nos ayudan a actuar con prontitud en situaciones complejas de decisiones.

    No todo prejuicio es falso, muchas veces es en sí mismo un juicio que sostiene los posteriores.

    La clave está en aprovisionarse de los mejores prejuicios, muchos de ellos principios, como no matarás al inocente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "No matarás", definitivamente, es una verdad absoluta (no caben interpretaciones). En cuando prejuzgamos lo distorsionamos todo: podemos matar al enemigo, podemos matar al culpable, podemos matar al inicuo, podemos saltarnos a la torera cualquier principio inviolable...
      Sinónimos de prejuicio: escrúpulo, convencionalismo, tabú, aprensión, obcecación, preocupación, ofuscación, monomanía, terquedad, arbitrariedad, prevención, recelo, suspicacia, etc. No creo que sean falsos, como bien dices, pero no manifiestan expresamente bondad o tolerancia, por lo menos en su intrínseco significado.

      Eliminar