Archivos del blog

La eternidad de una mujer se reconoce en la forma de lamer la punta de un cucurucho. La vuluptuosidad de ser no cesa en su empeño ni existe mayor dulzura al final de lo bello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario