Archivos del blog

En el triste puerto de tu amor,  en la triste estibación hacia tu entraña,  he perdido todos mis contenedores.

4 comentarios:

  1. Y a un tris de perderse uno mismo, sino está ya perdido.

    ResponderEliminar
  2. Mares y océanos conquistados por latidos y excrementos... el caso es conseguir una digna y serena digestión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la serena pulcritud lo que asusta de las digestiones.

      Eliminar