Archivos del blog

Me diste la vagabundia de los besos cuando estaba pertrechado para un trabajo de perros en la indiferencia de tu amor. Me concediste la deferencia de la nada cuando quise la sencilla amonestación de una mirada. No llegué a las pantorrillas de un corazón, ni a tus pies descalzos suspirando jabón, ni a una dureza de tu talón, ni al desodorante antes de la ducha... 
Mientras ella se aromatiza de alcoholes a mí me seduce el licor de sus bragas y el peppermint de sus ojos. En la primera cita no hables más que una mujer ni bebas más que un cosaco.
La luz existe, la mano existe, incluso el oscuro torso de una paloma a contraluz de los dedos... La magia es lo que hacemos con las sombras.

Diez en una

-Cierto es.
Así lo siento yo, para todo lo que dices, excepto para la segunda y tercera.

-Digamos -una de tres-, ya que de tres trozos de aserto te has quedado con uno... Te parece bien la negación de la trascendencia y la insana cualidad de los locos poetas, pero no estás de acuerdo con la indigencia y la insolencia. Creo que sólo se puede escribir desde la insolvencia y, si me apuras, desde la opulencia y la transgresión hasta la podredumbre del alma (no hay un término medio). Y la tercera, bueno, la tercera..., paupérrimos e imprecadores ya que desde siempre se nos ha considerado el pecado.
La libertad es una elección, una terrible elección que va en contra de nuestras limitadas posibilidades materiales, intelectuales y morales dirigidas por el sistema, hasta tal punto la libertad es esclava de sus nociones y sus atribuciones... Por supuesto, excluir y negar compete al lucro de unos pocos y esto no se contradice con encauzar y conculcar en el supuesto beneficio de la mayoría. La verdad es que no nos enseñan a ser libres sino a ser dependientes, orientando nuestras habilidades y destrezas hacia el servilismo. Con nuestras necesidades cubiertas y encubiertas la libertad es un mero trámite hacia el civismo.
Amarás a Dios sobre todas las cosas hasta que el amor deje de ser un mandamiento.
Me agrada vivir en las postrimerías de una humanidad residual, lejos de los vicios del catolicismo y sus suburbios de santería.
A través de la desnudez llegamos al alma, sólo el hombre que necesita ocultar a una mujer piensa en su cuerpo.
Patentemos el burkini para los machos islamistas...
Nada muere sin utilidad si inútilmente nos amamos.
Vivieron vidas dispares y aun así fueron amados por el infinito.
Te deseo, pero tu mirada siempre prodigará otros soles.
Puedes yacer con una mujer y puede ser que esa misma mujer esté a kilómetros de tus brazos, en un mundo en el que jamás ha osado penetrar la lírica o la carne. También es posible que una palabra, una sola palabra lejana y circunstancial, incendie un corazón para siempre.
No se escribe para la trascendencia, más bien para la demencia, la insolvencia y la impertinencia.
Un socialista (podría haber sido cualquier otra especie de Neanderthal político), como está de moda, y en pos de la mal llamada igualdad lingüística, se puso a comentar algo circunstancial haciendo referencia al hombre de Cromañón y, en el lapsus de la misma sentencia, apostilló: "...la mujer de Cromañón". Creo que queriendo ser de alguna manera cortés y elegante en el lenguaje consiguió lo contrario: emparentar al sexo femenino con la prehistoria. 
Hay cierta poesía insulsa cuyos prologuistas la elevan a literatura excelsa: me temo que detrás de ciertos preámbulos sólo nos aguarda la decepción de un purgatorio o de un infierno; entonces, el mejor epílogo se convierte en un bosquejo de muerte y oscitación. Hay que tomarse con humor ciertos libros vulgares cuyo genio es ensalzado a la categoría de arte. 
Me sobresale todo en un perfecto paquete de estudios primarios, ¿cómo me voy a suspender?
¿El cielo en su tinta y con amor? Ficción de calamares una noche boreal.
Cualquier poeta apesta a animal sin escrúpulos y a bestia salvaje sin depilar.
Así que, si a solas te levantas con un verso de amor entre las piernas y una humedad de tritón,  habrás practicado la zoofilia.

De cabeza al retrete

¡Me voy a meter donde nadie se ha metido para oler lo que todos han perfumado!
Imagina una maratón de caracoles en la que el orgasmo no se corresponde con llegar a la meta, sino, más bien, en disfrutar de los avituallamientos: así es el sexo de los Dioses.
La pasión es otra cosa, la pasión es un legado de la muerte y jamás ese sentimiento ha pertenecido a un inmortal.

Diálogos con Billy

 -¿No ves, si te acercas, a ese vaso de agua
un velero flotando? ¿Las gaviotas? ¿El faro? Y si pegas la nariz al cristal: ¿no ves cómo se aman los batracios?

-Sólo cuando se escribe se ven esas cosas, el resto del tiempo el mundo es una contingencia...

-A no ser que escribas todo el tiempo.
 
-Desdoblarnos en escritura es como intentar engañar al hambre. Con la poesía despejamos velos para llegar a los ojos, pero al final hay que internarse en los ojos para desvelar el misterio. Llenos de escritos, estómagos hinchados y úteros estériles, somos igual de pobres que una enfermedad, que una muerte o que un perro; embargados por las buenas intenciones estamos dispuestos a vendernos (banal prostitución),  vacíos de realidades y lejos de las rameras...
Fornico mis defensas y vuelo recluido en ti, despojo a la vida de sus bragas y acuno el ahora de los rostros.
No te das del todo, no te das a la niebla, prefieres vivir con el remordimiento  y el corazón de un gazapo.
No es de extrañar: por debajo de los escrotos de los leones de las cortes está el pueblo (ninguna inundación del Guadalquivir ha conseguido abrir las puertas del congreso para los ciudadanos).
No es de extrañar: la crueldad de los pájaros políticos con los jóvenes y los parados (incluso han abierto la veda para los lactantes); pero esto no es solamente ecologismo de mercado, reproducción asistida y propaganda institucional, es la preservación de la especie con la caza sostenible y las batidas cinegéticas sobre la población más vulnerable.

Fleischwolt

Nos suplantarán por una polla babilónica de nueva degeneración y tendremos que hacer el amor con los transistores puestos... Imagino una horda de sobrehumanidad excitada (humanos mejorados con implantes de cadera y ejercicios Kegel para no orinarse). Querremos inseminar toda esa jodida hojalata y llenarnos los ojos con lágrimas de cyborg, todo porque la máquina de follar ha quedado sin pilas y el sumidero sigue desbordándose de materia fecal. Imagínate hacerlo con un abrelatas casero y llamarle en alemán "tierna picadora de carne", mientras penetras su alma de cinco voltios con un consolador de diez euros.
La belleza de los horizontes  jamás se sacia de sangre.

Diálogos con Billy

-Cierro los ojos y sonrío, y, me alegro tanto de haberlo tocado con las manos y, luego disparo.
Las cortinas han quedado preciosas. Me encanta ese color.

-¡Joder, ahorras hasta en el tinte!... Tanta felicidad sin entusiasmos homicidas no puede ser honesta.

-Si lo imaginas, todo es posible.

-Entonces, debemos imaginar más allá de las cortinas...
Nos mantenemos al margen de la muerte cuando alguien mata por nosotros, crea por nosotros y se mofa de nuestra existencia. ¡Hagámoslo todo por el buen morir y el mejor humor! 
Unos dioses oscuros manejan nuestros cuerpos en la edad de la ciencia y toda clarividencia es una pose de cadáveres. Hay bastante de iglesia en ese oscurantismo de catedrales modernas, deberíamos poner vidrieras y ensanchar los ábsides del CERN.
Las piedras sólo heredan a las piedras, es la nueva metodología en la ósmosis de los cantos rodados. De una manera transitoria todo deviene en humo mientras escribimos la equivocación.
Otro imaginario es posible, sólo es necesario confrontarlo con lechos furiosos de amor y pecado…
Después de una borrachera de existencia, beber de la fuente de la vida es como hartarse de vino en las bodas de Caná y acostarse con el novio. 
La guerra, la barbarie, la desesperanza, es simple literatura de amanuenses; y la creación, en tus manos, nunca ha sido un arma de civismo ni de antagonismo. 
La vida no es decorativa, es subsidiaria de todo lo invisible. La muerte es una puerta a los lugares comunes del alma, sobrevenida transparencia, calma de peces bajo las aguas.
¡Oh, Dios, estoy por morrearte como Jim Carrey, lactando de tus pezones y adoptando la infinita negritud de tus hijos!
¿Quién se atreverá a fichar al Diablo, con esas garras?

García Ginés



El diablo es femenino y se hace la manicura. Si no crees, observa: el diablo no necesita mostrar su verdadero rostro.
Está bien, Prozac, cambiemos las definiciones y divaguemos mejor sobre el optimista lúcido y real con una lágrima en la farándula y una mueca en la desesperanza.
¡Cómo me joden estas relaciones! Yo no tengo ningún perfil, ni profesional ni académico, y muy pocas amistades, es inútil que busques entre esas peculiaridades algo luctuoso para mojar las bragas, soy hueco como el marco de una puerta y frío como la jamba de un dintel.
La estupidez es la que tomo en consideración, la verdad es la que interrogo con evidencias.
No te voy a decir que me ames, eso es tan complicado como que te toque la lotería (incluso, en tal caso, te haría disentir de tal fortuna). Sólo te puedo decir: bebe este trago conmigo, agasájame con tu presencia y comparte una agradable y banal conversación (tendremos tiempo en la cama para filosofar y profundizar en los matices). Si esto no te complace eres libre de procurar la taberna de tus amantes.

Diálogos con Billy

- Tienes que empezar por: "me gustaría comerte el coño como un león a la sombra de un árbol". Pedirle el teléfono es igual que caminar por el desierto. 

- Da igual. Mientras me coma un coño. ¿No era eso? Malditos poetas...

- Considero que es mejor cuando comes y eres comido en una relación de comensales. Pero tienes razón, los malditos poetas no saben apreciar la grandeza de una vagina...

- Qué van a entender, si están mirando nubes todo el tiempo.

- Sí... Pero buscan coños en la pareidolia del cielo y algo que se parezca a una penetración solar, sólo que lo enmascaran con poesía.

- Malditos poetas...
Si la intentas racionalizar, la felicidad se asusta y se da a la fuga.

García Ginés




¡Oh, Felicidad!, has dado con tu deshonra y ahora debes huir con la lencería rota y el gesto contrariado.
Ángel González decía que escribir poesía se parece a un orgasmo; pero, lamentablemente, no todos los orgasmos se parecen al amor. 
Incluso después de tanto placer, de corrimientos dispersos sobre el lienzo de las letras, de impetuosos jadeos en los labios de las musas, la pequeña muerte ha dejado de ser plenamente satisfactoria. Amar, si es posible, se va convirtiendo en lo extemporáneo de un poema.
el optimismo ciego es una mala idea y no casa conmigo lo más mínimo, vale, pero hay ocasiones en que tienes que creer en las cosas.

Ficticia

Creo que es bueno no adelantarnos a los acontecimientos y albergar alguna esperanza que no nos arruine la ilusión; de otra manera, consecuentemente, de aguardar siempre lo peor, ya habríamos dejado la puerta abierta a todos los fantasmas.
Prefiero incluso esa "ingenuidad" que tildas impropiamente de inmadurez, a convivir con la madura sagacidad de la negación.
No sé..., cuando te leo no sé si escribes para amar o amas para escribir, pero eso ya no importa, no tiene importancia,  el amor no puede ampararse en un supuesto.
Se reunió el consejo para decirle a Rajoy que puede dialogar, mañana se reunirán para decirle a Rajoy que puede mear. ¿Rajoy necesita ir de la mano como un niño tonto o es que se siente a gusto haciéndose el  torpe?
El aforismo no es sentencia, sino género de dudas.

García Ginés


Entonces la degeneración de un aforismo tiene que ser sentencia.
Ámame si puedes, tómame si debes, pero no dejes de intentarlo...
- A veces te amaba como se ama a un equinodermo, a un crustáceo o a un protozoo...

- Pero yo soy un hombre, una especie corriente y ordinaria, alejado de la pretensión de las mareas.

- Por favor, no me lo recuerdes, no me jodas la canción.

- ¿Así que sólo amas el marisco, lo más parecido a un insecto de rocalla, totalmente contradictorio con el amor antropomorfo, cuerpo de medusa y gusano de arena?

- Sí... Si hay algo parecido al amor son los cadáveres de los invertebrados o los rostros de los ahogados que nos devuelve el mar. Lo demás es tan sólo ruido, distante al subterfugio de la muerte y las llamas de un sol de bronce jugando con las olas.

- Estás en lo cierto, la humanidad desmerece cualquier ocaso,  no se puede amar al hombre sin sentir el desprecio de las pescaderas. 
La luz al final del túnel es Albert Rivera con una linterna de los chinos.

García Ginés




La democracia es el chascarrillo de una monja 
que intenta encender un pedo con una cerilla.
¿Blancanieves nunca se pasa de la raya?

García Ginés


Nunca será Furcianieves en el país de los proxenetas.
Perdón por la equivocación, creo que ese cuento es el de Alicia...
Me encantaría por ejemplo correrme en las tetas de la Venus de Milo. Dedicarle un poema, aunque se me quedara mirando un momento y dijera, no me entero de ná. No importa, conocí a una abogada del gobierno que pensaba que Rilke era una marca de helado.
Billy


Yo lo intentaré con la Venus de Botticelli con un narcopoema de corrida urbana, charanga de mariachi y vino peleón (Rilke es un helado molón). Si quieres me convertiré en las manos de Afrodita y lo extenderé todo por su torso (el perfecto antiarrugas para el mármol heleno y un crece pelo para la Victoria de Samotracia). Al final, los hombres "punta de paraguas" como nosotros, acabaremos en los pezones de una hembra prehistórica, aplastados bajo un topónimo austriaco, jugando con cárceles de arañas y llorando rancheras de terciopelo.
Hasta para una masturbación son necesarias dos personas, o una orgía de afectados. Para mi el onanismo es querer hacer el amor al otro aunque al final sólo se satisfaga uno mismo (a medias en las ausencias). Si tuviera que pensar en lo cachondo que estoy se me bajaría la libido en un instante y el romanticismo se convertiría en intrusismo.
Del topless me agrada esa sensación: la mujer ha puesto las tetas sobre el hombre y éste sólo puede callarse, ensimismarse o contenerse ante el cosmos. Más que el gusto por las redondeces, prefiero esas libertades que poco a poco, por cotidianas, van perdiendo el vicio y la perspectiva de la moral (la moral es una convención de reprimidos).
Detesto el burkini por el trabajo, la incitación, la  ocultación, la sobreexcitación  de buscar en la mujer la evidencia de un cuerpo, y lo considero mucho más pernicioso que un simple tanga (detrás de un tanga sólo puedes indagar en el alma).
No podemos vivir a espaldas de otros mundos ni creernos en la exclusividad encerrada. Si no espaciamos la mirada, la mirada acabará colapsando en los ojos...
Sin amor no somos nada, a no ser que nos desdoblemos en nuestros propios amantes (no por narcisismo sino por supervivencia y la necesidad de un engaño intelectual).
Agosto se va yendo como un culo angosto, con la misma tristeza que una chinche en el trasero de una rata y la misma tibieza que una nube de nata...
Me dedicaré a mear en los abedules, en la jeta de los perros, a escribir guarradas, pintar perversiones y a hacer vídeo-sandeces. Puedo pasarme tres horas mirando una película coreana...
Elijo el rebozado de mastín y la culpa perpetua contra el hambre. Sólo sabes tú por qué se me congeló el garbanzo cuando una noche pretendí un puto parásito intestinal que nadie podría defender ni amar. En ese instante mi corazón fue follado por un tubérculo y un pez. Fue ahí cuando ya no podría nunca más volver al amor de los humanos, y un andrajo de tío me quiso vender su puta biblia...
Porque, con sujetos así ―que se tienen que vestir de luces para enmascarar las tupidas sombras que constituyen casi en exclusiva sus nauseabundas y hediondas cloacas cerebrales, y que, no obstante, son elevados a la categoría de héroe por los medios en lugar de ser reprendidos y procesados por apología del terrorismo de género―, pa' qué preguntarnos más.

Hipogeo


Yo amo las cloacas cerebrales, pero no amo a los héroes, a los medios o al sacerdocio de las buenas prácticas y costumbres (extrapolables a cualquier variopinta ideología o religión). Creo que a veces hablamos de más y nos dejamos llevar por el "interiorismo de género", cierto feng shui machista (supongo que este eufemismo se te atragantará en el alma), pero también pienso que no debemos reprender ni procesar genéricamente las opiniones.
El hombre es un toro que debe morir en brazos de una mujer; no pienso lo contrario, por ejemplo:  que una mujer deba morir en brazos de un torero.
Un día Jimmy le arrancó de cuajo la oreja a un contable de Illinois, sólo porque la había mirado demasiado tiempo.

 Billy


Tanto amor entre oreja y oreja y qué hacer con los pelos del oído. Belle aún puede lamer la cera del contable en la boca de Jimmy y llegar al orgasmo de los lóbulos. Temo que en algún momento él se canse de sus ojos y le coma el tarro y los morros para compartirlos con un carcelero.
y de ahí que algunos rebeldes del lugar, de la proximidad, alguno de esos rebeldes que moran en él mismo estén opinando que solo cuando el tiempo de la duración se termina es cuando se alcanza la felicidad, y esa especie de compensación de la nada para sustraer el fracaso de lo existente sigue siendo tan falaz como cualquier otra forma de las que conocemos en nuestro caminar cotidiano.

Fackel




Como el gato que no sabe que es un gato, el hombre todavía no entiende que caza ratones.
La delicadeza no está en las facciones, está en los pies y en la rotundidad de los juanetes.
El sucedáneo de las palabras es un inservible subterfugio y un evitable consuelo.
Desconfío de la gente a la que no se le estropea la brújula. A veces para navegar hay que perderse. En el amor lo mejor es el sur y embarrancar en los bajíos. Demasiadas palabras, demasiados vacíos... Son preferibles las cortas distancias y jugar a lo que no tiene remedio.
El rostro de la verdad no siempre es el rostro de lo bello.
Coge la vida y sácala a mear esquinas.
Huyes como el éter y te apresuras como el aire cuando deseas permanecer. Tú no eres etérea, no eres una farándula de la incerteza y la nada movida por los hilos del capricho, eres la comisión de un anhelo y una voluntad, o también, posiblemente, la deriva en un mundo de efímeras convicciones. Si te duele una muela acudes al dentista, ¿no es cierto?, entonces eres tan mundana como cualquier hijo del dolor.
Venimos de torturar, masacrar, gasear y quemar hombres en factorías... El mundo moderno no es más que una broma comparado con los precedentes.
Fui engañado por la fórmula matemática de la velocidad, el tiempo y el espacio, cuando pose mi lascivia sobre aquel cuerpo de pleamar yaciente en la orilla. A medida que caminaba y mi funesto deseo se acrecentaba, empecé una frase que sólo logré acabar en los pechos de la ancianidad.