Archivos del blog

Escribes como una marea incesante acariciando la orilla. No tiene sentido detener el mar para cambiar el curso de las olas. Escribes las fluctuaciones de una mano en el agua o la gravedad de un guijarro que se sumerge para recrear el hundimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario