Archivos del blog

Alienados santos

La caprichosa vejez
anuncia ojos en blanco y pisotea barro y merengue.


Julito Chés





Correrse en el barro de los ojos llenos de amada evidencia, en el capricho y la conjunción de la piel. Ascender hacia una verdad de nieve, cruenta y lógica. Símbolos de arena que la ola arrastra en la suavidad del trazo. Transito hacia otra entrega. Nunca fuimos Santos de ninguna devoción ni conocimos la alienación de las hornacinas.
Es evidente que observar el principio y el fin origina un deterioro cognitivo, una vejez prematura y sumisa de su conocimiento. A los jóvenes les corresponde poner en un cucurucho esos ojos helados y avainillados, y lamer las visiones de cartón hasta restablecer el presente.

2 comentarios:

  1. A los jóvenes los tienen ensimismados los "me gusta" y la cantidad de corazones que suma su Red social y virtual. Ya sea merengue o nata o una coca de sardina la que alimente su ego. Son tan pobres que en su ignorancia acostumbran a recargar sus pilas enganchados a sus móviles
    Me imagino conectada por la nuca a un cable para recargar la batería con los ojos incendiados en cloro y la sonrisa bobalicona o con los morros fruncidos en forma de pato y postureo.
    Toda una galería de maniquíes que muestra su pecho más grande y hermoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece interesante tu perspectiva y la suspicacia de tus letras (un poema aparte y contundente). Es cierto, la era tecnológica tiene sus luces y sus sombras, y la conexión que comentas (irónicamente), neuronal y virtual, es el futuro. Nadie desea estar enganchado a lo real, pero en algún momento tendremos que desengancharnos de los excesos para tratar de recobrar algún tipo de mesura. Juventud de cloroformo influenciable... Todo mal tiene su respuesta en su contrario, necesariamente tenemos que avanzar en una adaptación equilibrada o sufriremos las consecuencias, pero los avances son imparables.

      Eliminar