Archivos del blog


...el camino no es camino desde que una vez amamos y a la vuelta de la esquina otra vuelta y tente en pie a través del hachís o de la osa mayor y no a través del argumento



Hechos y argumentos nos vuelven más viejos cada día... No te preocupes por los 30. No sabes lo que haría yo con un cuerpo de treintañera (tal vez lo puedas imaginar). Pero la osa mayor no hace que regresen las historias.


 
por suerte la Osa Mayor sí entiende de la trashumancia y sabe bailar el candor, sin preguntar, sin pedir, sin echar mapa ni ancla y ama y se va


 
No, hasta que se come el salmón y deja los restos para el hambre. Mi única objeción sería ese mismo "y ama". Comprendo la carencia de mapas, de anclas y de todo lo que, irremediablemente, se pierde; pero mentir el amor no le corresponde a la trashumancia de la estrella.
El hecho de cualquier proposición es una traba, únicamente la presunción de amarse. 

Intuí que el afecto era una polca y que no te apetecía bailar conmigo mucho tiempo, tan solo una melodía de fagot,  imprescindible para no pisarnos la huida del candor hacia el éter de las alcobas.
Mi animal busca otra complacencia: ¡pídemelo otra vez, echa tu ancla, navega por mis mapas y recoge tus pertenencias!


  
fue, trashumancia y gozo bisiesto, y aunque tu poética te posicione y defienda la libertad y sus eróticas, los hechos fueron que fue tu catolicismo lo que rompió el baile... yo no busco animales que busquen complacencias sino éter, yo no quiero ya bailar contigo, ni el réquiem! tú me enseñaste a amar mucho más el anarquismo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario