Archivos del blog

A imagen y semejanza de las bestias, la necesidad devora a las crías del hambre. Sólo existe la crueldad en la insuficiencia de un alma desgarbada antes de ponerse en el lugar del miedo.

2 comentarios:

  1. No sé como será ponerse en la antesala de la muerte. Sé de acompañar a quienes han estado allí y no sólo el miedo. También la energía se adormece. La tristeza nos hace pulsos constantes. La rabia perfora el hígado. y el desasosiego pesa como una losa sobre el pecho.
    Los nudos se quedan ahí en el diafragma mucho tiempo. Parecen nudos de marinero que ni el salitre ni la furia de las mareas desatan... tampoco el tiempo. Sólo uno, con suavidad y con paciencia va deshaciendo los hilos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo decir nada..., lo has dicho todo (paciencia para desanudarnos y sostenernos).

      Eliminar