Archivos del blog

La francachela

No sé si ir a cenar con una invitación tan críptica (espero que las alas de gallina sepan a ángel y un buen perfume de comensal pueda enmascarar los olores del ágape). Lo peor es que te pasen por las narices las viandas y te den lecciones de gastronomía. Siempre hay que probar el servicio por buena educación, aunque después nos aflijamos de lo servido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario