Archivos del blog

¿Si amamos en todos los cuerpos llegaremos a tocar todas las almas? No hay prostitución, ni servilismo, ni pastilla del día después; ni dulces novias de alterne, opio de política, religión de incesto y pederastia. No existe el asesinato, sólo la frustración del asesino. Amar a una mujer es desear penetrar a todas las hembras y querer yacer con nuestras madres. Todo está permitido por una bondad original que ama a los violadores. Lo cierto es que nunca nos conformamos. ¿Deberíamos permanecer con quien cultiva un don o con quien arrasa los dones?

2 comentarios:

  1. creo que confundes a los pájaros con los botes de mircromina y a la libertad con un billete enrollado que esnifa algún alquiler, yo te hablaba de la ambigüedad libertada en un grumo de salitre, del antinombre para llevar la luna y el éter para decir soy y te, el absurdo lo incendia todo, y la ética del fuego no entra en adjetivos sino en arrebatos.. no hablo de vicios, sino del éter del vicio y del trasfondo de la sangre y su barricada

    ResponderEliminar
  2. ¿Y piensas que la ambigüedad libertada de un grumo de salitre no afecta a la cocción? El éter del vicio se transforma fácilmente en vicio etílico, y el trasfondo de sangre y barricada en una borrachera. Yo te hablo de lo tangible trascendente y tú me hablas de intangibles de dudosa trascendencia. Sólo en ti vive ese aroma y esa presunción.

    ResponderEliminar