Archivos del blog

Sigues sin comprender que los extremos se tocan y los iguales se repelen, que el whisky ama al abstemio y la deriva de las olas busca su morada inconclusa en el remanso. Bajo el cielo tiene cobijo el descanso del viajero, errante en sus circunscripciones. Sigues argumentando razones cuando no hay ningún argumento, la verdad le pertenece a la necesidad.



Segues sen comprender que os extremos se tocan e os iguais se repelen, que o whisky ama ao abstemio e a deriva das ondas busca a súa morada inconclusa no remanso. Baixo o ceo ten acubillo o descanso do viaxeiro, errante nas súas circunscricións. Segues argumentando razóns cando non hai ningún argumento, a verdade pertence-lle á necesidade.

7 comentarios:

  1. las antagonias se transitan al éter y al gozo sin ley ni patria ni nacionalismo de pronombres, eres tú el que no quiere permanecer y está en tus manos el escanciar opio o destierro de la evanescencia, yo no puse ni condiciones, ni impuse un territorio, no mentí el destino del que carezco, ni ofrecí estancias que no están en mi idea del poema ni de la noche, eres tú el que eliges, si percutir vino, o levantar paredes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los antagonismos se transitan con amor. Lo etéreo no es una condición transitable ni palpable, es puro evanescer, y lo evanescente se transforma tarde o temprano en carencia o decadencia. Acaso tus condiciones no son la falta de condición alguna, y la falta de condición no arguye adecuadamente a tus velados principios. Apelar a la raíz es claudicar en la herida e imponer una forma de amar es obligar a una sanción. Se supone que los amantes no se imponen el deseo por prescripción ni tienen la necesidad de cohabitar con otros brazos en su virtuosismo, ni siquiera se cuestionan la conveniencia de su afecto.

      Eliminar
    2. Lo etéreo no lleva a la decadencia ni a la carencia. Lleva a la libertad y al candor, sin paredes ni hegemonías, sin jaula, ni nombre. Lo que lleva a la carencia, es la cadencia del pretender. El amor en el éter nunca sufrió ni claustrofobia ni angustia de ser ni teatro. Eres tú el que impone una sanción y una condición. Y el que cuestiona el afecto y la convenencia de las convivencias, entre el fuego. Es cierto que quiero la absoluta falta de condición. Y mis principios son la fogosidad de su volubilidad.

      El vino se toma sin preguntar al vino ni qué ofrece ni dónde nos llevará, ni seguro a terceros, ni quién devolverá el equilibrio.. El vino se toma hasta que pulveriza en el hueso la noción que se tenía del vino.

      Eliminar
  2. La comunicación o arrima o arremete y los idiomas siendo el mismo pueden tener distintos acentos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Si acentuamos la evanescencia a qué asirnos?

      Eliminar
    2. conocerse a uno mismo y ser consciente de ello es la mejor manera de encontrar asas
      quien pueda asirse a la evanescencia será porque su fe es imperturbable
      yo necesito realidades que me mantengan con los pies en la tierra para evadirme conscientemente
      en lo intangible. Cada cual sabrá lo que le vale y será tan valido .
      Yo creo en el amor sin intereses, y en el libre albedrío de cada espíritu y vivir sin egoísmos...
      Imagínate
      Buenos supongo que era una pregunta retórica pero al final es como dice Mareva, uno decide que elige pero sin juicios .

      Eliminar
    3. El libre albedrío del amor no suele apartarse de lo que ama sino para corroborar su deseo de regresar a lo amado.

      Eliminar