Archivos del blog

Lo que amo de una es la frescura de un pintalabios que no pinta nada. Lo que amo de la otra es su afabilidad para explicarme los ingredientes de una ensalada cuyo nombre jamás recordaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario