Archivos del blog

No hay mar ni estrellas
en el pequeño idioma
de las orugas.

A.S.



Estoy seguro de que hay mundos a los que permanecemos ajenos hasta que nos transformamos en polillas...

4 comentarios:

  1. Y vamos torpemente hacia la luz para darnos el hostión.

    ResponderEliminar
  2. Una oruga o una hormiga no conoce de nuestro mundo, ni de nuestra existencia... siempre he pensado que somos las hormigas de otras cosas más grandes.

    Algo que seguramente no conoceremos hasta que nos transformemos en otra cosa.

    Besines Raúl, regreso después de estar unas semanillas desconectada. Siempre es un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un placer asistir a las transformaciones...

      Eliminar